4
Oct

El Ártico se derrite

Escrito el 4 octubre 2007 por Juan Carlos Martínez Lázaro en Energía, medio ambiente y cambio climático

El Centro de la Nieve y el Hielo de Estados Unidos acaba de publicar un informe sobre la extensión de los hielos en el Océano Ártico, donde constata la gran reducción que han experimentado durante este año. Como consecuencia de unas temperaturas anormalmente elevadas, este verano se ha derretido la misma superficie que en los últimos quince años. Si este ritmo se mantiene, los hielos podrían desaparecer totalmente durante el verano del hemisferio norte hacia 2020, veinte años antes de lo que se pensaba hasta hace poco.

La noticia, que por si sola es escalofriante, podría servir para reflexionar sobre el cambio climático, pero no es esa mi intención. Hoy prefiero escribir sobre las expectativas económicas que se abren si continúa el deshielo. Desde que se viene constatando la disminución de la superficie helada durante el verano, los países ribereños del Ártico (Rusia, Estados Unidos por Alaska, Canadá, Dinamarca por Groenlandia y Noruega), han comenzado a posicionarse para reafirmar sus derechos territoriales en la zona, puesto que los intereses económicos en juego son enormes. Por un lado, se podrían abrir dos rutas marítimas (los pasos del noreste y del noroeste) que acortarían sensiblemente los tiempos de navegación entre el sudeste asiático y el norte de Europa o la costa este norteamericana. Por otra parte, y esto es lo más importante, se cree que el fondo marino del Ártico guarda importantes reservas naturales, especialmente de petróleo y gas. Y aunque hoy suene un poco a ciencia-ficción la posibilidad de explotarlas, en un futuro cercano, no lo será tanto, sobre todo si el barril de petróleo continúa su senda alcista y se sitúa por encima de los 100 dólares, algo que podría ocurrir antes de lo que pensamos. Por tanto, no es extrañar que una expedición rusa colocara el pasado mes de agosto una bandera bajo el polo norte, ni que los canadienses planeen abrir una base militar en la zona.

La paradoja está servida. El calentamiento del planeta debido a la emisión de gases productores del efecto invernadero, parece ser el responsable de la reducción de los hielos árticos. Esta reducción de la superficie helada, permitirá a su vez, la explotación de los hidrocarburos que hay en el lecho marino. Y esos hidrocarburos contribuirán a aumentar, aún más, el efecto invernadero, puesto que su utilización provocará la emisión de nuevos gases contaminantes. Suena a chiste, ¿no?.

¿Qué se debería hacer? ¿Prohibir la explotación comercial del Ártico, al igual que está prohibida la explotación comercial de la Antártida? ¿Explotar sus riquezas? ¿Limitar aún más la emisión de gases contaminantes, endureciendo las condiciones del Protocolo de Kyoto, para frenar el deshielo de los polos?

Comentarios

Filípides 4 octubre 2007 - 21:02

Hoy por hoy no parece que haya una energía alternativa barata, 100% segura y viable a corto plazo que pueda sustituir al petróleo.
Así que no es de extrañar que los yacimientos del Ártico atraigan a las potencias de la zona.

Creo que urge que los países involucrados lleguen a un acuerdo, sino el Ártico puede volverse realmente caliente y no sólo en el aspecto climático. Eso es lo que hay que evitar a toda costa, un potencial conflicto bélico.

Hoy hay tecnología que permite la extracción petrolera sin que ello signifique un deterioro medioambiental.

Un punto más para acabar, no toda la comunidad científica suscribe que el aumento de las temperaturas es debido a la actividad humana.
De hecho científicos tan relevantes como Richard S. Lindzen del prestigioso Massachusetts Institute of Technology (considerada la mejor escuela de ingeniería del mundo) suscribieron la siguiente publicación hace tan sólo un año.
http://www.citizenreviewonline.org/april2006/15/warming.html
En ella no descartan, pero sí cuestionan el impacto humano en el clima y hacen un alegato contra el alarmismo sin base científica.

Hace años los bosques de Europa iban a desaparecer debido a la lluvia ácida. ¿Quién se acuerda de ella hoy?, de hecho la masa forestal europea crece. ¿No veremos pasar la moda del origen humano del calentamiento global?

antoni 4 octubre 2007 - 23:30

Más que paradoja parece la típica situación explosiva que se retroalimenta. No obstante, hay que tener en cuenta que si bien el uso principal del petroleo es como combustible, los plásticos también juegan un papel importantísimo, y la irrupción de China (y a medio plazo otros) en la escena también los ha hecho encarecer.

Discrepo con Filípides en su último argumento. La lluvia ácida era, como el agujero de ózono, una amenaza muy real. Y fue justamente primero la denuncia de los científicos con sus módelos y pronósticos lo que empezó a suscitar el interés público, que se vio reforzado cuando la prensa detecto que ese tema interesaba. Finalmente el poder político empezo a regular. No es casualidad que en Europa los coches utilizen catalizadores y cada vez tengamos una normativa más restrictiva. Es curioso que en estos temas de acción colectiva se esté dando cada vez más el proceso: alerta comunidad cientifica –> cierta atención en la opinión pública –> prensa que se va haciendo eco –> mas atencion en la opinion pública –> actua el poder político (con un cierto lapso y vacilantemente).

Carlos Enrile 6 octubre 2007 - 00:35

¿Hasta qué punto es el hombre responsable del cambio climático? ¿Acaso no estamos en un período de deshielo? Por ejemplo, hace 10.000 años desaparecieron de América la mayoría de los mamíferos de más de 40 kilos (extinción de la megafauna en el Holoceno) y seguro que entonces el hombre no pudo modificar el clima.

http://en.wikipedia.org/wiki/Holocene_extinction_event

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar