28
Sep

Panorama después de la tormenta

Escrito el 28 septiembre 2007 por José Ramón Diez Guijarro en Economía Mundial

Casi dos meses después del inicio de la tormenta en los mercados financieros, puede ser conveniente tomarse un respiro y valorar el parte de daños. En el lado de la economía real, tenemos caídas generalizadas en las expectativas de los agentes, tanto empresarios como consumidores, ajustes en algunos de los mercados inmobiliarios más “calientes” (EEUU, España o Irlanda) y subidas de la inflación (hoy mismo se anuncio el repunte del 1,7% al 2,1% en la UEM y del 2,2% al 2,7% en España). Por tanto, desde luego la combinación de crecimiento e inflación va a empeorar en el medio plazo, lo que indudablemente complicará la vida a los bancos centrales. Aunque algunos como el Banco de Inglaterra ya han demostrado de sobra su capacidad para complicársela sin necesidad de ayuda procedente del exterior.


Y en el lado financiero, el precio del petróleo en nuevos máximos (más de 80 dólares el barril de Brent), la onza de oro en sus niveles más elevados desde principios de los 80, el tipo de cambio efectivo del dólar en mínimos desde el año 1992 (y por supuesto en mínimos históricos frente al euro), los tipos de los mercados interbancarios tensionados reflejando que la desconfianza entre bancos no ha amainado y, por si fuera poco, bolsas como las americanas cerca de máximos. Y se me olvidaba, los emergentes casi convertidos en activos refugio.

De todo ello, en un ejercicio atrevido, se pueden sacar varias conclusiones.

1) Lo peor de la crisis financiera no lo hemos dejado atrás, queda mucho para cantar victoria. Todas las entidades financieras siguen prefiriendo liquidez y no por capricho, como quedó de manifiesto el miércoles cuando se pidieran 3,9 m.m. de euros al BCE al tipo de emergencia (5%). La consecuencia va a ser un endurecimiento de las condiciones de crédito con incidencia en el consumo e inversión y, por tanto, sobre el crecimiento.
2) El mercado interpreta que la FED bajará más los tipos de interés. Eso puede limitar el ajuste de la actividad, pero a cambio, el banco central americano puede perder credibilidad antiinflacionista. La subida del precio del oro o de las rentabilidades de la deuda la semana pasada reflejaría ese riesgo.
3) El dólar va a ser una de las variables de ajuste. Y si los asiáticos no contribuyen a un debilitamiento adicional del billete verde, el euro puede superar el 1,5.
4) La esperanza ahora se centra en la resistencia de los emergentes a la pérdida de impulso de la economía americana.
5) Las previsiones de crecimiento se van a ir rebajando en varias etapas en los próximos 6-9 meses.
6) Greenspan ha elegido un buen momento para sacar al mercado su libro. Aunque no explica lo suficiente por qué bajo los tipos hasta el 1% a principios de esta década.

En definitiva malos tiempos no para la lírica, sino para los analistas macroeconómicos y, en general, para los que se ganan la vida haciendo previsiones.

Comentarios

Estela Santos 1 octubre 2007 - 11:33

Comparto la opinión de que lo peor de la crisis está por llegar. Hoy mismo, nos hemos despertado con el oro y el euro en nuevos máximos, mientras que el banco suizo UBS, el mayor gestor de fondos del mundo, ha anunciado que espera tener unas pérdidas antes de impuestos (por primera vez en 9 años) de hasta 500 millones de euros en el tercer trimestre debido a la crisis hipotecaria. Despedirá a 1500 personas.

Mi pregunta es: ¿Qué papel juegan aquí las autoridades españolas? Llegan avisos de fuera, pero dentro de España se vive como al margen de la crisis. Mismamente ayer, la Oficina Económica de Moncloa descartaba que las turbulencias financieras de las últimas semanas en los mercados internacionales vayan a suponer una crisis crediticia nacional o internacional, y rechaza que se vaya a producir una recesión económica derivada de estas perturbaciones. Para Taguas y para Solbes (no para Goldman Sachs, solo por poner un ejemplo), las previsiones para España no varían en ningún modo ni en ninguno de sus componentes

Cierto es que las subprime aquí no son absolutamente representativas, pero la desconfianza es la clave y ésa sí que no conoce fronteras para extenderse como la espuma. Es labor de los gobiernos imprimir tranquilidad pero, ¿no da la impresión de que quieren mantenernos a espaldas de la realidad?

Inés Pérez 1 octubre 2007 - 14:09

Yo también estoy de acuerdo con esto, y de hecho, las necesidades de liquidez de los bancos se ha manifestado por ejemplo con alguna oferta que otra (por ejemplo, el SCH y el BBVA) de depósitos y fondos para particulares con un interés ciertamente interesante, cosa que hacía mucho tiempo que no se producía, aunque me sorprende que no haya más movimientos de ese tipo por parte de más bancos, evidenciando efectivamente ese efecto de “calma tensa” desde el punto de vista económico, por la incertidumbre tan grande que hay.
Respecto al comentario de Estela, creo que España prefiere ignorar la tormenta, tal vez porque quiera evitar más crispación desde el punto de vista financiero, cosa que me parece un error, más que nada porque la crispación ya existe, y seguramente la economía española puede verse afectada por una crisis financiera preocupante y a nivel global, que puede afectar sin duda a los resultados del año (si afecta al resto de mercados, ¿por qué no va a afectar a España?).
Una cosa que también resulta preocupante es la subida de la tasa de cambio Euro-USD, porque a mayores subidas, a pesar de que por un lado nos afecte menos la subida del precio del petroleo, perderemos mucha competitividad en las exportaciones, así que ¿realmente en España estos hechos no nos afectan?

Laura Gutiérrez 3 octubre 2007 - 14:54

Según un informe de Standard & Poor’s España es uno de los países de la Unión Europea más expuestos a la crisis hipotecaria.

Los factores que destacan den esta exposición son: cambio de tendencia en el mercado inmobiliario, mayor crecimiento del coste del crédito, alto endeudamiento de los hogares, y el % de inversión inmobiliaria en el PIB español.

Es más, según S& P la ralentización de la economía europea es anterior a la crisis financiera de liquidez, y puede alargarse en el tiempo por el efecto del descenso de la economía en EEUU. De todas formas, no todos los países de la Unión se ven afectados por igual: la ralentización de la economía puede afectar más a España y Francia que a países como Alemania donde hay mayores inversiones de las empresas.

Por tanto, aunque Solbes no reconozca cambios en las previsiones está claro que otros sí lo hacen.

Sergio Restrepo 4 octubre 2007 - 20:34

Mirando desde el otro lado de la moneda me voy a EEUU, si la teoría es correcta la balanza comercial debería estar incrementando a favor y habría cambios notorios en beneficio del dólar debil…. pero al investigar un poco *no* es así. Es cierto que el dólar se deprecia ante el Euro y el dólar Canadiense , pero economías cómo la China y la Japonesa no permiten que el dólar pierda valor impidiendo que EEUU logre ingresar activamente sus productos. La crisis de la vivienda impacta a su vez el consumo interno afectando aún más. Lo que es cierto es que la crisis afecta a muchos y los beneficiados son algunos q ven la luz, por ahora yo he decidido recomprar dolares……

María Cerón 12 noviembre 2007 - 11:59

Efectivamente los proximos meses van a estar marcados por la incertidumbre de la economía y las políticas de los Bancos Centrales (FDE y BCE) de ajuste o equilibrio entre actividad e inflacción.
Una de las consecuencias es la reacción del mercado inmobiliario en (EEUU, España e Irlada) y su peor escenario sería en este caso la deflación (bajada de precios de los inmuebles) pues paralizaría bruscamente esta actividad motor. La contracción del crédito incidirá negativamente en la actividad economica y fundamentalmente en España por su repercusión en los dos motores de la economía: consumo y mercado inmoviliario.
La imparable subida del precio del petroleo no contribuirá al ajuste inflaccionista que se prevé en los próximos meses; pues es un problema estructural de aumento de la demanda.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar