11
Sep

Pregunta Ana en un comentario al post (Economía española: ¿cambio de ciclo?) publicado en agosto, en este blog de economía, si hay algunos indicadores que nos permitan conocer el comportamiento económico de España durante el tercer trimestre de este año. Aparte de lo ya dicho el jueves de la semana pasada en este blog de economía que los indicadores de consumo familiar del tercer trimestre muestran, en general, la misma tónica de enfriamiento del segundo se puede añadir otros indicadores de enfriamiento: El menor crecimiento de los afiliados a la seguridad social, la pérdida de dinamismo de la producción industrial, la caída de los indicadores de vivienda y el aumento del paro registrado.

El paro registrado aumentó en julio y en agosto. En agosto el paro registrado aumentó un 2,9% más que en julio y un 2,25% más con respecto a agosto de 2006. Parece, por tanto, que se está acabando el “boom” de crecimiento y empleo. El paro aumenta en agosto en todos los sectores, pero donde aumenta más es en la construcción (9,6%) y en la industria (4,1%). El paro de la construcción viene provocado por la desaceleración del mercado inmobiliario. Contestando a Ana ¿Qué pasará en los meses que quedan para terminar el año? Mucho me temo que serán peores, que hasta ahora, en términos de paro registrado y de afiliación a la seguridad social. Es evidente que España debe dirigirse hacia sectores de alta y media tecnología. El resultado final va a depender de nuestra capacidad para aumentar tanto nuestro nivel tecnológico como nuestro capital humano. Desgraciadamente este es un proceso lento. Conclusió: España estructuralmente no estamos bien.

¿Y la coyuntura? A nivel coyuntural parece que la economía española se desacelera. Frente al crecimiento económico de más del 4% durante el primer semestre del año la Comisión Europea anunció hoy que el crecimiento del PIB 2º semestre no superará el 3,5%. En este sentido la Comisión prevé un crecimiento económico para España para el conjunto del 2007 en el 3,7% del PIB. No se trata de ser alarmistas pero algunas revisiones de las perspectivas de crecimiento están yendo a la baja. Así Caja Madrid está dando un 2,8% de crecimiento del PIB para 2008. Y para el último trimestre de 2008 un 2,5%. La discusión no es si estamos ante un cambio de ciclo de la economía española, sino la manera y la intensidad del ajuste. ¿Puede ser la desaceleración algo más intensa de lo previsto? Por primera vez, y si no al tiempo, en muchos años la revisión de las perspectivas de crecimiento serán a la baja. Para lo que queda de 2007 y contestando a Ana se puede esperar crecimientos del PIB de alrededor del 3,5 en los dos trimestres que restan, frente al 4% de los 2 primeros trimestres. En 2008, como ya he dicho, el crecimiento será sensiblemente menor que en 2007.

Por tanto, la pregunta no es si habrá desaceleración o no, porque parece indudable que la habrá. La pregunta es si esa desaceleración esperada será más o menos suave o más o menos brusca. ¿A ti que te parece?

Comentarios

SamSS 11 septiembre 2007 - 15:33

Por suerte España goza de un superavit fiscal, que por lo menos podra maniobrar en el caso de que se ponga el tema feo, aunque no es buena la intervencion en cosasiones podria ser positivo.

En verad, tengo un poco de miedo al 2008 en temas economicos, pero 2009, como sera?

Fabio Casasús 11 septiembre 2007 - 17:35

Me sorprende que la prensa de hoy se muestre tan optimista al respecto. Y es que el hecho de que la economía española goce de un mayor crecimiento que la media de la UE y de la Eurozona parece ser un argumento suficiente para quitarle hierro al asunto. El cambio de ciclo es inminente, y a pesar de que España crezca más que países como Francia o Alemania la vulnerabilidad de nuestra economía ante ajustes también es mayor. Como bien dice en su post, la situación estructural española no es buena, y por ello considero que a pesar de una mejor situación coyuntural de la economía española con respecto de sus vecinos, la falta de una sólida dotación tecnológica y la baja productividad pueden provocar que España padezca en mayor medida las consecuencias de un enfriamiento de la economía.

Javier Tomás 12 septiembre 2007 - 09:47

En mi opinión la desaceleración está siendo suave aunque, la mayor parte de la gente, la sentirá de manera abrupta. En España seguimos siendo muy “tremendistas”. El drama nacional de 1898, tras la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas es, en cierto modo inexplicable, si se tiene en cuenta que el resto de América Latina se había independizado cincuenta años atrás (esto días los mexicanos celebran su independencia del 1821). Es decir, a pesar de que Cuba fuera la “joya” de la Corona, la tendencia estaba bien marcadita.

Creo que, al igual que aquellos españoles del XIX, que únicamente repararon que habíamos perdido las colonias de ultramar cuando ya no quedaban, sentiremos la desaceleración económica que ya se cierne sobre nosotros de manera abrupta.

Las señales de la Economía y los consejos de los economistas han caído en saco roto y, desde hace tiempo, no se han tomado las medidas pertinentes para mejorar la productividad, buscar alternativas a la Construcción o apostar fuertemente en I+D. Eso sí, no podemos decir que no estábamos avisados, que de todo esto llevamos hablando un par de años o tres.

Lo grave es que, como se viene señalando en este blog, existe una problemática estructural. Es decir, la desaceleración ha venido para quedarse. No es coyuntural. Obligará al país, para mí éste es el lado positivo de todo el fenómeno, a replantearse y reformar las bases de la Economía; la inversión en alta y media tecnología, así como una mayor formación del capital humano se antojan pasos indispensables en la futura “recuperación”. Queda por ver si esta desaceleración traerá consigo, también, a literatos de la talla de aquella “Generación del 98”.

Patxi Bonel 12 septiembre 2007 - 15:40

Esta es otra forma de verlo: el boom del gran negocio inmobiliario y la subida de precios con la entrada del euro, el crecimiento económico de todas las grandes empresas y la contención de los costes salariales se ha realizado en parte gracias a la inmigración y en parte dando una vuelta de tuerca a las familias y su capacidad de ahorro. Tenemos más gente empleada liberalizando el mercado de trabajo, pero con contratos y con costes de despido más bajos.

Todavía no estamos en una situación de crisis y la evolución del crédito comienza a preocupar a determinados analistas y en determinados sectores.

¿Cuál será la capacidad de respuesta de estas familias cuando pierdan una de las entradas de dinero, deban hacer frente a su hipoteca y vean que su nivel de ahorro es mínimo y su capacidad de consumo se reduce … ¿y qué les pasará a todas aquellas empresas pequeñas que viven del consumo de estas familias a las que tal vez se les haya sacado demasiado “rendimiento” en los años buenos, y a las que no hayamos dejado mucho para afrontar los años malos? … Ojala que el reajuste sea suave, porque en caso contrario, el partido que gane las elecciones se las tendrá que ver con un toro muy difícil de lidiar.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar