9
Sep

Estados Unidos ya no es lo que era

Escrito el 9 septiembre 2007 por Juan Carlos Martínez Lázaro en Economía española, Economía Mundial

La crisis financiera acaecida este verano en Estados Unidos, parece habernos situado en la antesala de una crisis económica mundial. Los inversores y los mercados permanecen atentos a cualquier dato macroeconómico y lo interpretan como un paso que nos acerca a la hecatombe. Por ejemplo, los malos datos de empleo americano provocaron el viernes el desplome de todas las bolsas del planeta. Y la decisión del BCE de mantener los tipos, se considera un simple paréntesis ante su inevitable subida, que llevará a que nos podamos pagar nuestras hipotecas. También en España, desde que volvimos de vacaciones, no se habla más de que se acabó el dulce momento del que venía disfrutando nuestra economía. Tal vez en el caso español influya el que nos encontremos en la antesala electoral, pero parece como si los agoreros se hubieran apoderado de nuestro estado de ánimo o como si de verdad hubiese quien deseara que entremos en recesión.

Pero sin restar importancia a los efectos que puede producir la crisis hipotecaria norteamericana, no debemos dejar de tener en cuenta que Estados Unidos ya no es lo que era. ¿Y que quiero decir con eso? Pues que afortunadamente, en los últimos años, la economía mundial se ha hecho menos dependiente del Tio Sam. Hoy en día, los países emergentes tienen cada vez más peso en la composición del crecimiento mundial. Según un informe publicado por Goldman Sachs, el consumo en los BRICs (Brasil, Rusia, India y China) se mantiene en tasas altas y compensa de alguna manera, la desaceleración de los gastos de consumo de las familias norteamericanas. Y sólo si la economía china se desacelerase de forma significativa, tendríamos serias razones para preocuparnos.


Por tanto, todo indica que la crisis de las subprime provocará una cierta ralentización a nivel mundial, pero no una recesión. Para España, la mayoría de las previsiones sitúan el crecimiento en el 3,8% para este año y en el 3% para 2008, lo cual no está nada mal. Por tanto, a los españoles lo que tiene que preocuparnos es la elevación del euribor, que hará que tengamos que apretarnos el cinturón. Ah! y ya que es domingo, también debería preocuparnos el juego de la selección. De la de fútbol, que ayer volvió a hacer de las suyas. Porque la de baloncesto, afortunadamente, cada vez lo hace mejor.

Comentarios

liber 9 septiembre 2007 - 20:10

3,8% para España en 2007 y 3% en 2008? Pregúntales a los del BDE sobre los informes reales. Debes estar soñando.

Filípides 9 septiembre 2007 - 20:37

Me gustaría un comentario sobre el crecimiento del PIB per cápita.
El PIB de España crece, pero también crece la población, esta tasa es la que tiene importancia de verdad y, curiosamente, nadie habla de ella, por lo menos en los medios de información general.
El PIB por habitante en Paridad de Poder Adquisitivo calculado con las cifras de población del INE -44,7 millones de habitantes- demuestra que España es el país que menos creció en 2006 de todo el mundo desarrollado. Pero, si se emplea la población real -que supera los 46 millones-, España no es que sea el país que menos crece, es que incluso está retrocediendo.
¿Qué hace la autoridad económica al respecto?.
Que cada cual saque sus conclusiones.

Rafael Pampillón 10 septiembre 2007 - 09:02

Para 2008 Caja Madrid está dando un 2,8%

Juan Carlos 11 septiembre 2007 - 23:16

Hola liber,

los datos que recojo en la entrada están en la media que lo que anuncian los principales servicios de estudios e institutos económicos. De hecho, hoy la Comisión Europea ha dado una previsión para España del 3,7% para este año. Y puede que en 2008 sea el 3% o tal vez algo menor como anuncia Cajamadrid. Ya veremos. Todavía es pronto para saberlo, por lo que me temo que nos movemos en el terreno de la profecía. Pero no de los sueños. Para soñar, o más bien para tener pesadillas, ya tengo al Atleti.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar