8
Jul

Más sobre los 2.500 euros…

Escrito el 8 Julio 2007 por Juan Carlos Martínez Lázaro en Economía española

Ayer fui a poner un comentario a la entrada de Valentín, pero como me estaba quedando largo, casi he preferido colgarlo hoy en forma de entrada. Estoy de acuerdo con mucho de lo que él argumentaba sobre decisión de entregar 2.500 euros por niño nacido u adoptado. En primer lugar que es electoralista (faltan ocho meses para que acabe la legislatura), mediática (por donde y como se ha anunciado) y que desde luego improvisada (pues todavía no acaba de estar claro ni como ni cuando se va a pagar, ni de donde van a salir los fondos de los que se nutrirá). También creo que no es la manera más adecuada para fomentar la natalidad, ni para canalizar las ayudas a las familias y que otras medidas que tendrían un impacto más efectivo: más plazas en guarderías públicas (a mediados de 2006 unos 25.000 niños menores de tres años estaban en lista de espera para obtener una plaza), escolaridad gratuita en la enseñanza infantil, un más fácil acceso a la vivienda y, sobre todo, aquellas medidas que favorecieran de forma real la conciliación laboral para las madres trabajadoras.


Pero lo que me gusta de la decisión de Zapatero, es que por fin se pone sobre la mesa, la necesidad de fomentar la natalidad y de ayudar a las familias con hijos. Durante mucho tiempo, en España, hablar de fomentar la natalidad o de ayudar a las familias era considerado poco menos que retrógrado, probablemente porque recordaba a la propaganda natalista del fraquismo. Y así nos fue. Casi sin darnos cuenta, pasamos de tener una de las mayores tasas de fecundidad en los años setenta de Europa, a tener la segunda más baja a mediados de los noventa. Esa caída de la natalidad tan fuerte que hemos tenido durante casi tres décadas, y de la que parece que empezamos a recuperarnos gracias en parte al incremento de nacimientos motivado por la inmigración, provocará si no cambian mucho las cosas, que España sea el país más envejecido de Europa en 2050.

Por tanto, se acaba de inaugurar la época en la que las ayudas a las familias, la conciliación laboral o el fomento de la natalidad, entran en la arena política, por su gran impacto mediático. Es decir, serán unas de las propuestas estrella de los partidos políticos en sus próximos programas electorales, al igual que ya lo son las reducciones de impuestos, la construcción de infraestructuras o la mejora de las pensiones. Y eso es bueno, porque no olvidemos que una sociedad que se estanca demográficamente y envejece, acaba estancándose económica y socialmente.

Pero respecto al efecto llamada que cita Valentín, no tendría porque producirse, si en principio los 2.500 euros son para los residentes legales, aunque no me cabe ninguna duda que las mafias que trafican con personas, tratarán de explotarlo todo lo que puedan en su beneficio. Yo creo que efecto llamada no viene motivado por que te puedan dar una ayuda por tener un hijo, sino por la situación de bonanza económica que atraviesa España. Los inmigrantes vienen porque les llamamos nosotros; les necesitamos para que cuiden a nuestros hijos y ancianos, para que trabajen en nuestros campos, construyan nuestras viviendas e infraestructuras, o nos atiendan en bares, restaurantes, comercios…

Comentarios

Aurelio Jiménez 9 Julio 2007 - 10:14

Estoy completamente de acuerdo con tu interpretación del asunto Juan Carlos, sin embargo hay dos cosas que me gustaría matizar.

Por una parte, y si no me equivoco, las competencias en esas medidas que consideramos más efectivas para favorecer la natalidad están en manos de las Comunidades Autómas (que, por cierto, tienen el tema de las guarderías en sus planes de gobierno independientemente de su color político). Luego, y no es una pregunta retórica, ¿qué más puede hacer el Estado?

Por otra parte, las medidas de conciliación laboral son necesarias para facilitar que se compagine la actividad profesional con el cuidado de los hijos… ¡¡pero no sólo por parte de las madres!!. Entiendo que lo decías en el sentido de favorecer la incorporación de la mujer al mercado laboral, pero ese enfoque sería clasificado de “masculinizado” por el Instituto de la Mujer. 😉

CusCus 9 Julio 2007 - 11:12

Sin embargo, sí que hay una cosa que me preocupa sobre el efecto de esta medida y la immigración. Es lo fácil que es de estigmatizar. Me explico.

Como bien decís, esta medida por sí sola no tiene porque incrementar la natalidad. Por otro lado, si crece la natalidad en España es, en gran parte, gracias a los hijos de los immigrantes. Luego, esta es una medida que, es posible, que cada vez favorezca más a los immigrantes (puesto que es este grupo quien aporta el mayor crecimiento a la natalidad).

Algo parecido sucedió en Francia (tienen medidas similares) dando lugar al famoso discuro de Chirac del 95, llamado “Le Bruit et l’Odeur” (en la wikipedia, en inglés: http://en.wikipedia.org/wiki/Le_bruit_et_l'odeur). Y Chirac no es Le Pen. Pasa por derecha moderada. Me da miedo que esta no sea una medida populista que se acabe volviendo en contra de ciertos segmentos de población.

Angélica 10 Julio 2007 - 12:25

Con 2.500€ por niño no se arregla nada. Da para pañales un tiempo, ¿y después qué? ¿el niño deja de necesitar cuidados? ¿los padres dejan de tener que perder jornadas de trabajo para cuidarlo?

Lo que hace falta son medidas a largo plazo, que apoyen a los padres durante años. Cuando nace un niño llega con un pan debajo del brazo, ahora con un pan y 2.500€. Y cuando nos hemos comido el pan y gastado los euros… ¿qué?

Tengo casi 30 años, soy mujer, y cuando me preguntan si quiero ser madre contesto que quiero ser directora general. Son cosas difícilmente compatibles a día de hoy. Ni siquiera me planteo la posibilidad de tener hijos en los próximos cinco años en que estaré ocupada afianzando mi carrera.

Es una medida populista, electoralista, y demagógica. El típico “pan para hoy y apáñate mañana con lo que venga”. Zapatero ha sido una tremenda decepción para todos los que confiamos en él en su momento. Tengo la impresión de que no para de proponer parches sin una verdadera política de fondo. Y cuando se mira a la oposición… también dan ganas de echarse a llorar.

Y sí, hacen falta políticas de fomento de la natalidad, y apoyo a los padres, y a los abuelos, que son muchas veces los que se encargan de los nietos, y que tener hijos pase de ser el calvario que es ahora mismo a ser un acontecimiento feliz y no el fin de la carrera profesional de muchas mujeres.

¿Que en Francia se puede vivir tranquilamente de los subsidios por tener hijos? Sí, pero esas ayudas hacen que allí sea deseable reproducirse. Las empresas contribuyen en parte, y otra parte entre todos los ciudadanos, porque el país entiende que los niños son el futuro. Lo que fastidia a muchos es el fraude, como en el discurso de Chirac, un aumento de los controles permitiría reducirlo, y seguro que los salarios de los inspectores serían inferiores a la cantidad que se podría ahorrar.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar