26
Jun

¿Hacia donde va Estados Unidos?

Escrito el 26 Junio 2007 por Rafael Pampillón en Economía Mundial, Miscelánea

Miguel Roig dice en un comentario al post ¿Ha comenzado la decadencia de los Estados Unidos? que escribí el sábado, en este blog de economía, que los argumentos de Samuel P. Huntington son una memez. La opinión de Miguel Roig está avalada también por Francis Fukuyama quien critica el libro de Huntington (¿Quiénes somos?) . Señala Fukuyama que la amenaza más grave para el imperio americano no proviene, como dice Samuel P. Huntington de los inmigrantes mexicanos sino de las propias contradicciones internas de los estadounidenses y más concretamente de los wasp (white anglosaxon protestantes). A diferencia de Huntington, Fukuyama cree que “los inmigrantes hispanos contribuyen a reforzar algunos valores culturales como el énfasis en la familia y en el trabajo, así como el carácter cristiano (solidario) de la sociedad americana”. Para Fukuyama los verdaderos protestantes de ahora son esos propietarios de tiendas coreanas, o empresarios indios, o ingenieros taiwaneses o conductores de camión rusos o taxistas hispanos que tienen pluriempleo en el mercado laboral relativamente libre y desregulado de Estados Unidos. Fukuyama recuerda que cuando vivió en Los Ángeles había siempre grupos de “chicanos reunidos en ciertas intersecciones a las 7 de la mañana, esperando ser contratados para trabajar como jornaleros. Ahí no faltaba la ética del trabajo: por eso los hispanos han desplazado a los afroamericanos en los trabajos no especializados en cualquier ciudad en la que compiten con ellos”.


Desde mi punto de vista, probablemente equivocado, una de las amenazas al imperio americano es la propia insolidaridad internacional de Estados Unidos frente al resto del mundo. ¿En qué se manifiesta? en que no ha firmado los acuerdos de Kioto, (con un 5% de la población mundial es responsable del 25% de las emisiones totales de gases contaminantes), se fue de la Cumbre del racismo (cuando Israel abandonó la Reunión al ser acusada por los países árabes de racista), solo aporta el 0,1 % del PIB en Ayuda Oficial al Desarrollo (cuando la media de los países donantes es 0,4 y los países nórdicos y Holanda entregan más del 0,7%), no quiere que sus ciudadanos se sujeten al Tribunal Penal Internacional, es incapaz de poner fin a los conflictos de Oriente Medio y tiene una política agraria, al igual que Europa y Japón, muy proteccionista y, por tanto, insolidaria con el Tercer Mundo.

De paso, hay que considerar que el hecho de que Estados Unidos sea hoy la única gran súper-potencia, sitúa a la nación norteamericana ante una responsabilidad mayor que el resto de las naciones, sea en el terreno del reparto de los bienes económicos, en la defensa del medio ambiente, o en el mantenimiento de un orden internacional que asegure una paz justa en todos los continentes. De ahí que pienso que son las propias decisiones de Norteamérica adoptadas de forma unilateral y no siempre al servicio de los objetivos antes señalados las que minan su propia identidad y no el inmigrante mexicano.

Comentarios

Miguel Roig 26 Junio 2007 - 10:20

Lo que más me llama la atención de la opinión de Huntigton es que piense que la amenaza para EEUU venga del mismo fenómeno al que debe su mismo nacimiento y tremendo despegue.
¿Cuando entonces empezó la inmigración a ser un lastre y no parte del motor?

No creo que sea justo ahora cuando el PIB estadounidense cada vez es menos “interior”.

Luis C. Sánchez 26 Junio 2007 - 10:20

Probablemente habría que matizar la afirmación sobre la insolidaridad de los norteamericanos. Es cierto que el gobierno norteamericano no ha firmado el protocolo de Kioto pero ha reducido las emisiones de gases contaminantes cuando otros países que sí lo han firmado lo que han hecho realmente es aumentar dicha emisión.

Respecto a la ayuda al desarrollo solo está citando la que proviene del gobierno norteamericano. Si sumáramos la ayuda proporcionada por la sociedad civil estadounidense veríamos que la ayuda al desarrollo es mucho mayor que la proporcionada por el resto de los países donde la ayuda se reduce a la aportada por las administraciones públicas.

Victor Bohorquez 26 Junio 2007 - 14:44

Habria que considerar que la “sociedad civil” a que haces referencia tiene beneficios fiscales al hacer “donaciones” por lo que no se que tan desinteresada sea esta ayuda.

antoni 26 Junio 2007 - 20:20

Mirando un poco hacia adelante, un aspecto que me llama la atención de los posts y comentarios anteriores es que todo el mundo da por sentado que el mismo esquema de relaciones internacionales se va a mantener en un futuro bastante proximo y que no puede haber un nuevo tipo de relaciones que sustituya al tradicional entre estados que luchan por la supremacia. Me explico. Los estados tal como los conocemos no son “naturales” en el sentido de que no son algo que han existido desde la noche de los tiempos. Con los procesos actuales de integración de grandes regiones económicas y aduaneras, no cabe la posibilidad de que asistamos a la decadencia de USA como estado independiente, y asistamos a la emergencia de bloques regionales más o menos unificados y bajo la batuta de una nación lider en cada grupo (La Unión Europea, la Nafta, la ASEAN) en un tenso equilibrio que conserve las relaciones comerciales -indispensables para el alto grado de desarrollo alcanzado, luchando por una ventaja marginal y en el que se vayan instalando instituciones internacionales a medida que no hayan jugadores internacionales dominantes…? Pregunto.

Luis C. 26 Junio 2007 - 21:25

Víctor, entonces qué decir de los europeos que la mayoría de fondos al desarrollo los aportan vía impuestos y por tanto obligatorios de pago bajo amenaza de cárcel. No es que parezca muy voluntaria…

Manuel R. 27 Junio 2007 - 08:48

Profesor Pampillon, el segundo parrafo de este post se merece un marco y ser colgado en lugar de preferencia. Son palabras que nunca aparecen en politica internacional pero que estan siempre flotando en el ambiente. Tal vez cuando las relaciones de poder empiecen a cambiar, tales palabras comiencen a decirse. MR.

lkucho 20 Mayo 2008 - 23:57

es claro que usa va para abajo
por que asi como mato a muchos japoneses con la bonba atomica asi les pasara alos usa
ya venezuela lo tiene como su perro le da petrolio cuando
quiere ahy se daran cuenta lo que es el capitalismo donde ya gastan mas comprando petrolio y armamento que en su vienestar de su poblacionsigan asi que pronto seran ustedes los derunbados

Ignacio Carpio 28 Octubre 2010 - 01:02

Estados Unidos sigue siendo una gran nación, pero la falta de liderazgo y nuevas reformas a mantenido estancada a una econonomía que se ha dejado llevar por la especulación de unos cuantos malintencionados.
Los hispanos vienen cada vez siendo una fuerza económica, política y social la cual requiere de gente justa y solidaria con los principios de esta nación para lograr consolidar un mejor progreso para todos los que vivimos y gozamos del sistema americano, en objetividad esta nación necesita volver a apoyarse en sus principios de nación.

fercho 2 Enero 2011 - 21:08

cuando la opinión publica,se concientise que las instituciones del estado norteamericano están infiltradas por personas que buscan a travez del poder enriquecerse de forma exagerada a travez de políticas mal fundamentadas,cuando la opinión publica se concientise de que son ellos realmente los enemigos de la paz y de la libertad entonces comprenderán que la decadencia del estado gringo es inevitable ,aunque como siempre , mantendrán su poder por la fuerza y la mentira como sucedió en Iraq.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar