4
May

El semanario The Economist dedica esta semana varios artículos a la economía española. Me voy a fijar en dos de ellos. En el primero Conquistadors on the beach se destaca la gran expansión internacional de una serie de empresas españolas, pero también se alerta sobre los riesgos de crisis, que vendría provocada fundamentalmente por una crisis inmobiliaria. The Economist viene pronosticando desde hace años el estallido de la burbuja inmobiliaria. The Economist señala que la expansión de las grandes empresas españolas se está sustentando en demasiado dinero prestado. Sus préstamos están en ocasiones respaldados por sus participaciones en otras empresas cotizadas. Esto significa que una caída en la Bolsa española, provocada por una crisis inmobiliaria, de la que venimos alertando en este blog de economía podría tener un efecto dañino incluso para aquellas empresas que han diversificado su actividad.


(Este párrafo si quieres te lo puedes saltar y pasar al siguiente; es solo para mayor gloria de David Allen). Señala también este artículo que el BBVA owns Mexico’s second-biggest bank and recently added to its American portfolio with a successful bid for Compass Bancshares. It has also announced a move into Asia through a strategic alliance with the CITIC group, a Hong Kong conglomerate that owns a bank in mainland China. BBVA has spent €1 billion ($1.4 billion) to take nearly 5% of China CITIC Bank and a 15% stake of CITIC International Holdings. How did Spain produce such able bankers? David Allen of the Instituto de Empresa, a business school in Madrid, identifies a combination of factors. Spanish education improved vastly in the 1960s and 1970s, providing a growing pool of talent. Given the lack of industry in which to find well-paid jobs, those who wanted more than work in construction or tourism on the Costas flocked to banking. The other important factor was competition: foreign banks were allowed to enter Spain in the late 1970s, causing local banks to sharpen their strategies and invest more in technology. Santander and BBVA, together with Telefónica, account for more than a third of the Spanish stockmarket’s total capitalisation. These three companies are also among the most actively traded stocks in the euro zone.

El segundo artículo titulado Plain sailing no longer (es de pago) explica dos riesgos bien visibles de la economía española. One is a giddying rise in house prices, which have climbed by 180% in the past decade, more than doubling in real terms. The market has so far been steadying—property-price inflation fell to 7.2% in the year to the first quarter—but the recent collapse of a property company’s share price shows that the stockmarket, at least, is worried. No wonder, when the market is overvalued and oversupplied and housebuilding accounts for 7-10% of GDP, depending on your measure. The second is the country’s current-account deficit, which in absolute terms trails only that of the United States. At more than 9% of GDP, it mainly reflects Spanish business’s thirst for borrowing. Lending to companies has risen by 30% in the past year.

¿Puede el fuerte endeudamiento de las empresas generar una crisis? ¿Pueden los ascensos de los tipos de interés en el actual contexto de elevado endeudamiento de las familias generar una caída de la demanda de viviendas en 2007? ¿Se puede generar un desplome de los precios de la vivienda en 2007? ¿Quizá en 2008? ¿Puede esta situación afectar bruscamente al consumo de los hogares y finalmente a la actividad global y al empleo en 2008? Hace poco nos preguntábamos en este blog de economía ¿Estallará la burbuja inmobiliaria?

Comentarios

David Allen 4 Mayo 2007 - 12:04

Rafa,

Gracias por mencionar mi “contribución” al artículo en The Economist. Tengo muy buena impresión de la calidad directiva de las españolas y la solidez de las empresas españolas. Por tanto, no estoy especialmente preocupado por su nivel de endeudamiento, aunque si me preocupa el precio del dinero.

Creo que hemos disfrutado intereses bajos, mientras España ha tenido mayor crecimiento y mayor inflación que las otras principales economías del Euro. Es decir, España ha beneficiado de la falta de ambición y reforma en Alemania, Francia e Italia. Ahora, el mayor riesgo para la economía española reside, paradojicamente, en un cambio positivo en el crecimiento francés y alemán y más subidas en el precio del dinero.

Con intereses más altos la morosidad dispararía con resultados muy negativos para el mercado inmobiliario. El Gobierno español tiene un deber importante en hacer claro al Banco Central Europeo el daño que puedo provocar más subidas.

Gracias. Enhorabuena por su estupendo blog.

Saludos,

David

Angélica 5 Mayo 2007 - 23:07

¿Y si la burbuja inmobiliaria fuera el resultado de una conspiración de las esposas legítimas para que sus maridos no puedan ponerles pisitos a las amantes por los precios tan tremendos que ha alcanzado el metro cuadrado en las grandes ciudades españolas?

Vale, me callo, y se dónde está la salida.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar