6
May

¿Sol y playa?

Escrito el 6 mayo 2007 por Javier Carrillo en Economía española

En respuesta a un reciente post de Rafael sobre el déficit exterior español, algunos comentarios centraron el debate en el sector turístico y en el progresivo deterioro de su contribución al superávit de la balanza de servicios. Me gustaría aprovechar ese debate y la cercanía del verano (guiño dominical) para abordar algunos aspectos del sector.

En las últimas décadas, el turismo se ha consolidado como uno de los sectores estratégicos de la economía mundial. Su creciente importancia no sólo se deriva de su contribución al crecimiento económico, sino también de su condición de actividad intensiva en mano de obra, y por tanto netamente generadora de empleo. Las perspectivas de crecimiento del sector turístico en la mayor parte de los países son prometedoras. La mayor renta disponible y la mayor valoración del tiempo dedicado al ocio, junto al progresivo envejecimiento de las sociedades más avanzadas, garantizan en la práctica el crecimiento continuo de la demanda de actividades turísticas.


Una de las peculiaridades de este sector de actividad económica es su elevada concentración geográfica a nivel mundial. Sin embargo, a pesar de que el continente europeo continúa siendo la región preferida por el turismo internacional, seguida del continente americano tanto en términos de turistas cómo de ingresos, la cuota de mercado de los países industrializados viene disminuyendo desde principios de la década de 1990, frente al fuerte avance de los destinos localizados en países en vías de desarrollo o en transición. En este contexto, España sigue ocupando por el momento un lugar privilegiado a nivel internacional en cuanto a número de visitantes. Sin embargo, el gasto medio por turista llegado a España es inferior al de nuestros principales competidores.

Y es que la tradicional oferta turística española, consistente en una gran variedad de atracciones (paisajísticas, culturales, festivas, etc.) bajo un clima privilegiado, ha dejado de ser una ventaja para pasar a ser una posible restricción, si aceptamos que las condiciones del mercado están cambiando. La propia capacidad para ofertar atracciones básicas de “sol y playa” a precios baratos para turistas procedentes de países con divisas fuertes, hace difícil evitar que España sea mayoritariamente destino de un turismo de masas a bajo precio. A la menor rentabilidad aportada por este segmento de demanda, se añade el problema de su concentración geográfica y estacional, lo que sin duda limita un mejor aprovechamiento de nuestros recursos turísticos. Por otra parte, el gradual encarecimiento de nuestros servicios en relación al conjunto de países desarrollados no se ha visto acompañado, en términos generales, de una mejora en la calidad de los mismos. La fuerte entrada en el mercado de destinos turísticos alternativos, hace que España esté dejando de ser considerado un país barato, lo que incrementa la exigencia de calidad en el servicio por parte del turista.

Esta circunstancia de una menor ventaja relativa vía precios frente a nuestros nuevos competidores, se da además en un contexto de cambio en el comportamiento de la demanda de los turistas. A los atributos tradicionalmente exigidos al producto “turismo”, básicamente cuantitativos, como el precio o la disponibilidad de capacidad, se están sumando nuevas exigencias cualitativas, como calidad, prestigio y variedad en los servicios ofrecidos. En estas nuevas condiciones del mercado, el éxito competitivo está ligado a la satisfacción del cliente y a la mejora permanente del servicio. La demanda turística se expresa cada vez más en términos de personalización y menos de masificación.

España no puede seguir confiando ciegamente en el atractivo de sus playas y en la lealtad del turista tradicional. El deterioro de nuestras ventajas competitivas, debido al cambio en el comportamiento de la demanda y al propio incremento de la competencia internacional, hace necesaria una redefinición del producto turístico ofrecido hasta ahora por España. La respuesta se halla en la diferenciación y la especialización por segmentos del mercado que sean más atractivos en términos de rentabilidad, y que presenten menor competencia de destinos alternativos más baratos. Este movimiento, aparte de fuertes dosis de imaginación, requiere una gran visión estratégica y capacidad empresarial, en un sector que lamentablemente se encuentra bastante acomodado en sus ventajas tradicionales. Confiemos al menos en que el buen tiempo nos siga acompañando.

Comentarios

Juanma 6 mayo 2007 - 19:48

Leí en el diario El País que a los europeos no les convence España para el turismo, porque, entre otras cosas, los españoles no se pueden comunicar con ellos en sus idiomas. Como siempre, estamos a la cola en cuanto a dominio de idiomas y éso es un problema de educación, y los gobiernos tienen mucho que ver en ello. ¿Cómo un país culturalmente tan rico como España no vende más su patrimonio natural y artístico? ¿Por qué no se potencia el conocimiento de idiomas? Conocí a unos americanos y se sorprendían de que los niños españoles, después de haber aprendido 4 años inglés en el colegio, sólo sabían decir “What’s your name?” y poco más. En fin, que nada, que ahí fallamos mucho y se necesita dar un giro total a la política educativa. Idiomas y Tecnología, es en lo que hay que invertir más.

Jesus Dorado 7 mayo 2007 - 20:37

En primer lugar, estoy de acuerdo con la necesidad de mantener unos niveles minimos de calidad del turismo.

Entiendo que este factor se podria ver fomentado a traves de un mantenimiento del patrimonio turistico existente por una mayor cofinanciacion desde la obra social de las cajas de ahorro, asi como una racionalizacion de las recalificaciones urbanisticas, especialmente en areas de costa. Menos mal que parece que se avecinan correcciones en el sector inmobiliario.

En segundo lugar, un mayor rigor en la aprobacion de propuestas turisticas. Iniciativas creativas, del tipo paradores nacionales donde se promocionan nuestros valores culturales e historicos, contribuirian indudablemente a una mejora en la imagen del servicio turistico que ofrecemos.

Por ultimo, se agradecerian politicas estructurales de mantenimiento de recursos naturales. Vease por ejemplo la calidad y limpieza de aguas, especialmente en algunas playas de Levante.

PD: disculpen la falta de tildes.

antoni 8 mayo 2007 - 00:46

“Confiemos al menos en que el buen tiempo nos siga acompañando…” pues justamente ese es un factor que creo que hemos pasado por alto. Por que a parte de que el turismo de masas se este desplazando a otras ubicaciones y que el modelo haya de cambiar, el cambio climatico está empezando ya a afectar. El aumento de temperaturas en verano puede disuadir a muchos turistas que nos visiten en agosto, desplazandose la demanda a turismo de invierno o primavera. Por otra parte, el turismo masivo suele estar concentrado en los meses de más calor, lo que reforzara aún más la necesidad de un cambio de modelo en nuestro sector turístico. Más que decir que “Confiemos al menos en que el buen tiempo nos siga acompañando” diría, que sigamos conservando playas limpias y litoral libre de muros de hormigón y chalets para ofrecer turismo de calidad.

Javier Carrillo 8 mayo 2007 - 13:20

Antoni, no puedo estar más de acuerdo con tu matiz a mi última frase. De hecho estuve tentado de extenderme en esa idea, el impacto del cambio climático sobre nuestro modelo turístico. Quizás lo haga en otra ocasión, pero en otro de los blogs del IE en el que colaboro de vez en cuando. Adjunto un vínculo a uno de mis posts sobre el tema y sugiero a los interesados en estos temas que echen un vistazo al resto de ese blog vecino:

http://corporateresponsibility.blogs.ie.edu/archives/2006/09/business_and_gl.php

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar