12
May

La crítica situación creada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores de España (CNMV) (ver post del 26 de abril en este blog de economía: ¿Como deben ser los organismos reguladores? ¿Quien debe nombrar al Presidente de la CNMV?) provocó que el 8 de mayo el Congreso de los Diputados de España aprobara una proposición en la que se insta al Gobierno a modificar la normativa para que el presidente y el vicepresidente de la CNMV sean nombrados por una mayoría cualificada de la Cámara Baja. Coincidiendo con lo que se dijo este blog de economía Gaspar Ariño en el diario EXPANSIÓN unos días más tarde (28 de abril) insistía en nuestro argumento. Es decir, que para garantizar la independencia de los reguladores, también de aquellos que dirigen de la CNMV, hay que seleccionar personas en base a criterios de mérito y capacidad, de nivel y prestigio reconocidos, que sean elegidos por el Congreso de la nación. Además, sería conveniente que antes del nombramiento el candidato (o candidatos) compareciese, como sucede en EEUU, ante un Comité del Congreso ante el cual tendrá que contestar a cuantas preguntas se le formulen sobre el cometido que se le asigna y su idoneidad para desempeñarlo. Estas audiencias deberían ser televisadas. Si el Comité mixto de nombramientos no da su visto bueno, el Gobierno deberá proponer otros nombres.


En definitiva, es preciso garantizar la completa autonomía de los reguladores. Sus actuaciones no son actos políticos (que impliquen valoraciones o apreciaciones políticas) sino resoluciones técnicas de la realidad que les toque arbitrar o regular. Por tanto, el control sobre estos entes debe ser el mismo que sobre los jueces. De ahí que sea necesario reformar en profundidad los organismos reguladoras (también la CNMV ). Como señala Gaspar Ariño hay que hacer de ellas unas instituciones independientes sólidas y robustas, respetadas por todos: por los gobiernos, las fuerzas políticas, los grupos empresariales afectados y los medios de comunicación. Ello no evitará que mucha gente quiera influir sobre ellas porque los intereses que pasan por sus manos, tanto privados como públicos, son muy grandes. Pero, en la medida en que se consiga diseñar una autoridad competente y capaz, ésta se mantendrá firme ante unos y otros. Será capaz, sobre todo, de asegurar el buen funcionamiento del sistema económico, que descansa en gran medida sobre reglas estables y conocidas, que den seguridad jurídica a los inversores y sean garantía de bienestar y buen servicio a los ciudadanos.

Al actual Presidente de la CNMV, Julio Segura, tiene la gran oportunidad de seguir los pasos de su maestro: Luis Ángel Rojo. El profesor Rojo, siendo Gobernador del Banco de España, convirtió el Banco de España en un organismo independiente. Ahora, me parece que le toca a Segura seguir ese camino y liderar las reformas que permitan a la CNMV recuperar la credibilidad. ¿Tienes otra opinión?

Comentarios

Angélica 12 mayo 2007 - 14:18

Creo que los gobiernos deben meterse lo menos posible en ciertas cosas. Una de ellas es la justicia, otra la economía, y otra los organismos reguladores.

Apoyaría la creación de un comité de expertos independientes, un “consejo de sabios” en cierto modo, que designara a los dirigentes de dichos organismos. Y no sólo eso, propondría penas muy duras a todo aquél, que por no haber sabido resistir presiones, por haber querido favorecer a otros, por haber querido favorecerse a sí mismo, haga perder prestigio y confianza estatales e internacionales en nuestras instituciones. Y no hablo de cárcel, que al final tampoco sirve de mucho, sino de trabajos de interés comunitario: barrer calles, cuidar enfermos, asistir a los más marginados, algo que consiguiera que recapacitaran sobre el respeto a los demás, que al final somos los que les hemos dado poder pensando que lo iban a utilizar para el bien común, y no con fines propios.

Un dirigente de organismo regulador se debe de ser independiente, y si no uede serlo, o le resulta muy difícil, puede dimitir o denunciar.
Lo que no tiene perdón es hacer quedar a España como una república bananera delante del mundo, dicho sea con todo el respeto posible por los productores de bananas.

Carlos Enrile 17 mayo 2007 - 21:01

Amigos de este sector regulado, especialmente en el ámbito de productos complejos, señalan que la CNMV debería estar compuesta por expertos del propio sector ya que son los que mejor conocen la sofisticación del mercado. Pero por la exígua paga que recibirían del organismo regulador en relación a sus ingresos actuales no les compensa cambiar de “bando”.

MARC 22 mayo 2008 - 17:44

Bravo!!!!, por fin una buena noticia sobre la CNMV.Una reforma ansiada por todos y pedida a gritos por muchos ya que el desprestigio era total. Pero para que esta reforma sea sería y no se trate solo de un cambio de siglas (y por lo tanto algo ineficaz) se debería apartar a todos aquellos directivos o trabajadores elegidas a dedo y con escasa cualificación real (es decir, a casi todos) y que el organismo lo compongan personal independiente y altamente cualificado. Esa será la verdadera reforma que haga que la nueva Comisión de Servicios Financieros funcione y sirva para algo.El punto negativo: más poder al Banco de España que funciona como el CNMV. Ojala la siguiente reforma, en un mes, sea la del Banco de España, porque ocurre lo mismo, es decir, directivos o trabajadores elegidas a dedo y con escasa cualificación real.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar