11
Abr

¿Qué es la flexiguridad?

Escrito el 11 Abril 2007 por Rafael Pampillón en Diccionario de Economía, Economía española, Unión Europea

En este blog de economía explicamos hace poco, un par de días, en que consistía el modelo danés, conocido también como el modelo de la “flexiguridad”. Voy a complementar lo que allí se dijo. ¿En que consiste la flexiguridad? Es una combinación inédita (ningún país lo ha logrado hasta ahora) de un alto grado de flexibilidad en el mercado laboral, protección al trabajador desempleado y una eficaz política activa de empleo. La flexibilidad del mercado laboral consiste en que las contrataciones y los despidos se producen con mucha facilidad y rapidez y sin coste para la empresa. Esto permite una adaptación casi inmediata de las necesidades de mano de obra que tienen las empresas con la coyuntura económica. Un trabajador danés tiene a lo largo de su vida una media de seis empleos en vez de los cuatro que tiene el de la UE. Eso quiere decir, que existe en Dinamarca una mayor predisposición de los empresarios a contratar y a despedir. En cambio, en países como España, la rigidez del mercado laboral es uno de los motivos principales que explican el elevado nivel de desempleo. Las numerosas trabas impuestas al despido (principalmente, el pago que tienen que hacer las empresas en concepto de indemnizaciones) hace que los empresarios contemplen alternativas diferentes a la creación de empleo a la hora de expandir su negocio.

El modelo de “flexiguridad” danés consigue que su mercado laboral se beneficie de las importantes ventajas de la desregulación y proporciona, al mismo tiempo, cierta seguridad al trabajador. Este fenómeno sitúa la tasa de paro danesa entre las mejores del mundo. En el 2006 el nivel de desempleo de Dinamarca fue del 3.9%, frente al 7.9% de la UE-27. El modelo danés introduce un cambio muy importante en el estado del bienestar: en vez de proteger el empleo se protege la flexibilidad. Por ello, no es sorprendente que en este blog de economía, al igual que lo hacen los gobiernos de muchos países, estudiemos el modelo danés, sinónimo de elevada productividad con paz social y consenso político. En España tenemos paz social pero con muy baja productividad y mucha crispación política. Somos un país inmaduro, como dice Angélica ¿Podríamos aprender algo de los daneses? ¿Deberíamos adoptar el modelo de la flexiguridad?

Comentarios

antoni 12 Abril 2007 - 22:29

Más que un país inmaduro, más bien parece que somos un país pasado de maduro. España tiene una larga tradición legislativa y reguladora (en el 1500 la casa de contratación de Sevilla tenía ya el record de regulaciones que sirvió para levantar el imperio americano). El que toma riesgos se ve como un bicho raro, y la reputación social se mide más por quién no ha cometido nunca un fallo que quién ha conseguido algo -pagando el precio de aprender equivocandose. Desconozco el caso de Dinamarca, pero por lo que se está contando en este blog, parece ser una mezcla del sistema flexible americano -donde la verdadera red de protección es su muy activo mercado de trabajo con una gran oferta y una gran disponibilidad geográfica de la gente, dispuesta a irse donde haya trabajo- y una protección social europea… y en la existencia de esa red de protección, no tendrá algo que ver el pequeño tamaño de Dinamarca, un elevado ratio de recursos por habitante, junto a un elevado capital cultural acumulado durante siglos de capitalismo…?

Angélica 13 Abril 2007 - 00:08

Yo me refería a maduro en el sentido de falta de crispación social y política. Si sindicatos, patronal, gente, partidos de la oposición y gobierno han conseguido ponerse de acuerdo en un tema tan importante quiere decir que hay diálogo. Y ese tipo de diálogo requiere una madurez que España no tiene.

Me imagino lo que pensaría medio país si cada actor de este proceso en España intentara proponer algo parecido:

– El PP: “Los fachas atacan de nuevo. Los liberales yankis invaden España”
– Los socialistas: “ZP es un incompetente, quiere dividir España entre empleados fijos y precarios”
– Los sindicatos: (¿…ah pero hay sindicatos?) “Estos vendidos, seguro que les han dado subvenciones”
– La gente: “Los ciudadanos no saben lo que quieren, necesitan la guía de alguien competente, votadme”
– La patronal: “¡Viva la Pepa! ¡Despidos gratis! ¡Huelga general!”

Y me quedo corta, seguro. Con un clima como el que tenemos, nunca conseguiremos ponernos de acuerdo en cuestiones tan graves y tan esenciales. Y por eso me dan tanta envidia los países nórdicos, tan serios, tan civilizados, tan comprometidos…

Antoni Puig Solé 26 Octubre 2007 - 10:09

El tópico de siempre: La rigidez culpable del desempleo. No existe evidencia empírica que lo demuestre. Puede que los trabajadores daneses ocupen cuatro puestos de trabajo a lo largo de su vida. En España se supera este ratio: Somos un país con un alto nivel de rotación labora donde la mayor parte de los jóvenes combinan periodos de ocupación con periodos de desempleo. A los 20 años, ya se ha transitado por cuatro o más puestos de trabajo. ¡Imagínense lo que ocurrirá al legar a los 65! Pero algún analiste, adicto a una misma receta, sigue insistiendo en que aún falta flexibilidad. En cuanto al modelo danés, debe tenerse en cuenta lo siguiente: Allí el transito de un empleo a otro no comporta perdida salarial al existir una importante harmonización, el cambio de empleo no acostumbran a ocasionar movilidad geográfica y la prestación de desempleo garantiza el 90 por ciento de los ingresos. En España (donde por lo que se ve aún falta flexibilidad) las cosas son diferentes ya que en muchos casos la perdida del empleo comporta una posterior degradación salarial y la prestación de desempleo es más raquítica y además no cubre a tordos los desempleados. Otro dato sobre el modelo danés: Existe un gran volumen de empleo público, un potente sistema de protección social y un sistema fiscal progresivo que permite captar muchos recursos para el estado. Por otra parte, es una barbaridad decir que en Dinamarca existe desregulación: La negociación colectiva cubre a todos los colectivos y en todas las empresas, la concertación social ocupa casi la totalidad de las facetas socioeconómicas y los procesos flexibilizadores son negociados con los sindicatos que cuentan un un abanico amplísimo de competencias.

Pablo 7 Noviembre 2007 - 17:16

Yo ya alucino. ¿Flexiguridad? ¡¡El sueño de la patronal hecho realidad!! Deberíamos recordar que la flexibilidad sólo beneficia al empresario. Analizando: la flexibilidad permite mano de obra barata, rápida y no cualificada en el momento en el que se necesite. Además, debido al cambio constante de trabajadores en las empresas se impide la creación y mantenimiento de comités de empresa fuertes capaces de defender los derechos de los trabajadores. Aparte de que en un sistema no aplicable en España, pues recordemos que es muy costoso para el estado, que los subsidios por desempleo no llueven del cielo, este tipo de organización de la masa proletaria sólo persigue ahondar en el sistema capitalista has límites insospechados, y es éste sistema el que, combinado con el imperialismo de nuevo cuño llevado a cabo por las grandes potencias, está llevando al planeta al consumo sin límite de sus recursos naturales, lo que a su vez conlleva el surgimiento de conflictos por apoderarse de éstos. ¡¡Vaya avance para la humanidad!!

vixente 16 Mayo 2008 - 13:19

Estoy totalmente de acuerdo con Angelica, el ejemplo de Dinamarca no es valido en prácticamente ningún país europeo, España está completamente desregulado laboralmente, únicamente existe regulación de despido para los trabajadores mayores y los funcionarios públicos el resto de empleados prácticamente están en despido libre y además cada vez que son despedidos empiezan prácticamente de CERO, teniendo que rebajar las pretensiones económicas a niveles vergonzantes y humillantes. Por otro lado en España nadie discute que bajar los impuestos es positivo, ya ni la izquierda lo discute, sin ingresos publicos es imposible crear sistemas de recolocación eficientes, sólo hay que ver cómo funciona el INEM, no he conocido a nadie que haya encontrado el trabajo a través de este organismo y la situación empeora día a día. En España el futuro laboral se va a parecer cada día más a los países en vias de desarrollo como China, BRasil e India.
salu2

ElHombrePancho 3 Octubre 2008 - 15:33

Pues si no han conseguido empleo a través del INEM será porque han rechazado los que les ofrecen… Cosa que me parece muy pero que muy mal. Están “demasiado cualificados” para ir a recoger la fresa a Huelva? Después de una carrera es “poco digno” ser barrendero? Acepta ese trabajo y ya veremos si encuentras otro más adelante. Unos por otros y la casa sin barrer, mucho paro e inmigrantes que vienen a buscar trabajo… y lo encuentran. Por algo será.

Pablo 6 Mayo 2009 - 17:16

He escuchado comentarios del mismo tener miles de veces. Resulta que los “demasiado cualificados” no quieren empleos poco dignos y lo que tienen que hacer es aceptarlos y veremos si encuentran otro mejor más adelante; típica envidia de los que están mal cualificados. En este país el estudio ha estado muy mal visto porque cualquiera podía ganar mucho más empezando a trabajar desde joven y tener unos ingresos mientras los estudiantes estaban en casita sin un duro.Pero la juerga se ha acabado; lo de hacer dinero poniendo ladrillos y cobrando en negro o haciendo cualquier tipo de trabajo “se fini”. En el futuro van a tener trabajo los que estén formados y sean capaces de “hacer algo” que tenga un carácter distintivo, que tenga un valor añadido. Y el resto a verlas venir…Y les estará bien empleado…

Por otra parte el mercado laboral tiene su lado de la oferta y de la demanda. Un empleador no escogerá a alguien excesivamente cualificado porque asume que en cuanto tenga la menor oportunidad abandonará su puesto y se ira a otro empleo mejor. No se trata simplemente de que el universitario no quiera empleos de menor cualificación; la opinión del empleador al respecto también cuenta. De cualquier forma, hemos sido muchos los que hemos tenido la suerte de trabajar en empleos poco cualificados y obtener después otros que se ajustan a nuestro pérfil y remuneran nuestro esfuerzo. Y el que ahora tenga que trabajar de barrendero (aunque es un empleo tan digno como cualquier otro trabajo) ya sabe, haber gastado más los codos, que sin ser un trabajo es trabajoso.

jose 20 Noviembre 2009 - 14:10

creo que Angélica es un poco incompetente y anerquista
aunque estoi de acuerdo con ella en algunas cosas.

NO TE ENFADES ANGÉLICA pero es mi punto de vista.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar