21
Abr

El domingo pasado , en este blog de economía, en una entrda titulada Como gestionar el mal humor : un caso real (1) explicaba a partir de un caso real, como un profesor puede contagiar sus emociones a sus alumnos y como, los profesores podemos adoptar inconscientemente las expresiones, las actitudes y la conducta de los que nos rodean, así como sus humores. A veces no nos damos cuenta. Pero los que nos rodean influyen positiva o negativamente en nuestro modo de pensar y en lo que hacemos. ¿Qué pasos se pueden dar para minimizar el impacto negativo del mal humor? El primer paso es ser consciente de ello. Tienes que ser consciente de tu estado de ánimo y del de los demás. De lo contrario es probable que hagas algo como dar una reprimenda, una mala contestación a un alumno, un correctivo, una interpelación en frío (call cold), una salida fuera de tono, mostrar enfado, etc. que después puedes lamentar y que incluso puede perjudicar tu carrera.


El segundo paso es salir de esa situación ¿Cómo? Tal como vimos el domingo pasado, sobreactuando. Haciendo un ejercicio de histrionismo ¿Qué es ser histriónico? Si no la has visto vete a ver la película “La vida es bella (La vita è bella)” de Roberto Benigni. La película cuenta como un padre judío (Roberto Benigni) intenta a toda costa mantener a su hijo lejos de los sufrimientos de la persecución nazi. ¿Cómo? Sobreactúa inventando cuentos para que su hijo no se dé cuenta de la realidad. Un día, se produce lo inevitable: la familia es deportada. En el campo de concentración el padre, de forma histriónica, al igual que hace a lo largo de toda la película, sigue contándole a su hijo su versión de la vida, una especie de cuento. En el campo la situación es horrible, pero el padre la relata como si fuera un juego cuyo premio es un auténtico carro de combate. Cualquier acontecimiento – el campo de concentración, la muerte, los asesinatos – se convierten en otra cosa, puesto que el único objetivo del padre es salvar al hijo del horror de la situación. Es solo un ejemplo de como gracias a la sobreactuacúa, al histrionismo, al esfuerzo por estar alegre se puede conseguir el objetivo, en este caso, que el hijo sobreviva. ¿Que te parece?

Comentarios

forex 21 Abril 2007 - 17:41

No creo que sea tan sencillo de controlar el mal humo, pero si que una conducta sin duda puede afectar en el desarrollo de pesonas no tan formadas a nuestro alrededor

Miguel Roig 21 Abril 2007 - 18:12

Fundamentalmente de acuerdo. Con un matiz en el primer punto y una reflexión en el segundo.

Como dices, pasa por ser consciente de que el exterior puede estar afectando (negativamente) a tu humor. Pero lo que realmente te está afectando es tu interpretación (negativa) de esas cosas. Por lo que sigue siendo un tema interno.

Y en el segundo punto, ese comportamiento histrionico, esa impostura, podría considerarse como ser falso. Incluso como hipocresía.
Podría llevar a concluir que las personas que son continuamente positivas son hipócritas.

Como he acabado aludiendome, tengo que defenderme replicando que, si realmente consigues interpretar positivamente estar en un campo de concentración (ejemplo extremo), no hay falsedad en tu comportamiento. Es una forma natural de ser.

Francisco Jesús López Ramos 30 Julio 2007 - 23:38

A mí me parece interesante la instrumentalización del humor en el ejercicio del poder. En varias empresas donde he trabajado he comprobado como los jefes marcaban el humor del día. Había que poner cara de circunstancia si el jefe estaba de mal humor, y reir sus chistes si venía eufórico.
Parece que en el contexto de la jerarquía empresarial, el líder – el que carece de capacidad de liderazgo, claro – tiene la prerrogativa de poder dar rienda suelta a su estado de humor, para suplicio diario de su equipo.

Seguros 4 Febrero 2008 - 20:27

La vida es bella es sin duda uno de los clasicos del cine, una de esas peliculas que motivan al espectador a sobreactuar, a superar las adversidades, a entender que no importa el entorno, sino la forma en la que lo afrontas.

Eso que comentas también sucede continuamente en el trabajo, y no veas lo mal que se pasa.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar