15
Feb

El éxito de Corea

Escrito el 15 febrero 2007 por Juan Carlos Martínez Lázaro en Economía Mundial

Ayer finalizó la visita de tres días de duración que el presidente de Corea del Sur, Roh Moo Hyun, ha realizado a España. Durante la misma, se han sentado las bases para aumentar las relaciones económicas, comerciales y culturales entre ambas naciones. Se trata de la primera visita de un mandatario coreano a España, desde que se establecieron relaciones diplomáticas en 1950. Con anterioridad, los Reyes visitaron Corea en 1993.

Presidente de Corea.jpg

La visita presidencial (que como podemos ver ha contado con una extensa campaña publicitaria patrocinada por algunas firmas coreanas) es una excelente excusa para repasar la evolución del país durante el último siglo. En 1910, Corea se convirtió en una colonia japonesa (desde 1905 era un protectorado), situación que duraría hasta la derrota de Japón en la II Guerra Mundial. La alegría por la liberación duró poco, pues en 1948, el país se dividió en dos entidades, las actuales Corea del Norte y del Sur, que se vieron enfrentadas entre 1950 y 1953 en un conflicto bélico que contó con la participación soviética y norteamericana y que se convirtió en uno de los más cruentos episodios de la Guerra Fría. Tras la guerra, mientras el norte inició la deriva estalinista en la que aún se haya inmerso, Corea del Sur se situó en la órbita occidental bajo una sucesión de gobiernos militares, hasta que en 1993 se instauró una democracia plena.

En el ámbito económico, la evolución de Corea del Sur ha sido espectacular en los últimos cincuenta años, pasando de ser una sociedad agrícola, a convertirse en una potencia industrial. Tras la devastación sufrida en la guerra, se inició un proceso de reconstrucción e industrialización que ha llevado al país a situarse como la undécima potencia económica mundial. Si en la década de los 60 del pasado siglo se desarrolló una industria ligera e intensiva en mano de obra, en los 70, el relevo lo cogió la industria pesada (siderúrgica, química, construcción naval…). La década de los 80 vio el nacimiento de la industria de bienes de consumo (automóviles, electrodomésticos…), y en los 90 y en lo que llevamos de siglo, Corea se ha revelado como una potencia en el ámbito de la electrónica y de los semiconductores y sus empresas automovilísticas, electrónicas o navales se han convertido en líderes mundiales en sus sectores. Actualmente Corea del Sur cuenta con una población de 48 millones de habitantes y un GNI per cápita según el Banco Mundial próximo a los 16.000 dólares (el de España supera los 25.000). Su tasa de crecimiento en los últimos años, una vez superada la crisis asiática de 1997-98, viene rondando el 4%-5%, y su inflación y el resto de sus variables macroeconómicas, se encuentran muy ajustadas.


En cuanto a las relaciones comerciales con España, el balance no puede ser más desolador. En los once primeros meses de 2006, las importaciones coreanas sumaron 3.536 millones de euros, mientras que las exportaciones españolas fueron de 450 millones; esto sitúa nuestra tasa de cobertura en el 12%. Mientras que Corea nos exporta automóviles, equipos electrónicos o maquinaria, España le vende aceite de oliva, productos agroalimentarios, componentes del automóvil o pavimentos cerámicos. Y en paralelo a la visita presidencial, se ha celebrado Expo Korea 2007, una feria de productos coreanos en el Palacio de Deportes de Madrid. Ayer la visité y la impresión que me llevé fue excelente. También quiere extender su influencia al ámbito cultural y este año es el país invitado en ARCO, la feria de arte contemporáneo que se celebra en Madrid en estos días. Además, al igual que hará China el año que viene, ha querido impresionar al mundo organizando grandes eventos deportivos (los Juegos de Seúl en el 88, el Mundial de 2002) o económicos (la Expo de 2014 se celebrará allí).

De alguna manera, Corea ha seguido los pasos dio Japón con un par de décadas de retraso. Y hoy en día, China está haciendo lo mismo que hizo Corea hace un par de décadas. Es decir, los países del sudeste asiático, en pocos años, están pasando de ser sociedades agrícolas, a convertirse en potencias industriales y comerciales. Mientras tanto, en Latinoamérica las cosas apenas varían. La mayor parte de las exportaciones que hace la región siguen siendo, al igual que hace cincuenta años, materias primas o manufacturas basadas en recursos. ¿Qué lección deberíamos sacar de ello?

Comentarios

Alejandro Ambrad Chalela 16 febrero 2007 - 02:56

El éxito que ha tenido Corea se debe en gran forma a la idiosincrasia del coreano. Mas específicamente a su educación y cultura de trabajo. Un coreano promedio no trabaja por dinero, con tener lo necesario para vivir le basta, incluso los grandes industriales se privan de comodidades y tiempo de ocio que su gran fortuna les permitiría darse. (para un ejemplo en concreto de esto podemos remitirnos al libro autobiográfico de Kim Woo-Choong presidente de Daewoo Corp “El mundo es tuyo pero tienes que ganártelo”). El objetivo principal de los coreanos durante los últimos años ha sido trabajar por el desarrollo de su país sacrificando sus beneficios personales.

Mi pregunta es:

¿Como podría un país como España o cualquiera de las naciones latinoamericanas alcanzar un desarrollo siquiera similar al coreano teniendo en cuenta nuestra cultura y el estilo de vida que llevamos?

¿Que debemos Hacer?

Gracias, espero feedback

Juan Carlos 16 febrero 2007 - 18:31

Hola Alejandro.
Yo creo que no hay recetas mágicas para conseguir lo que planteas, pero creo que se pueden extraer muchas lecciones del modelo coreano y de otros casos similares que hay en el sudeste asiático como Taiwan o Singapur. Aparte de las idiosincracia propia de los pueblos del sudeste asiático, creo que los Gobiernos han jugado un papel fundamental a la hora de ir cubriendo sucesivas etapas de desarrollo. Han sido economías en las que la planificación económica estatal ha jugado un papel destacado (sólo hay que mirar como se ha hecho la industrialización japonesa o como lo está haciendo China). Además, hay otras tres características fundamentales: su apertura comercial, sus altas tasas de ahorro (que han finaciado la inversión) y su constante búsqueda de la innovación. ¿Encontramos algo similar en América Latina o en España? Para mi, lo fundamental es esa vocación comercial (ahora parece que Latinoamérica empieza a despertar en ese sentido) y sobre todo la innovación. ¿Cómo se puede pasar sino, de exportar alimentos a productos electrónicos en apenas 30-40 años? Ah! y no olvidemos la estabilidad institucional, algo que ha brillado por sus ausencia en Latinoamérica y que en cambio en España conseguimos de forma definitiva con nuestra incorporación a la CEE.

ALFREDO RAMIREZ 24 noviembre 2007 - 21:34

Ing Martínez, Gracias por permitirme conocer sobre estos temas.
Me parece un buen modelo para aplicarlo en Perú, un país que es muy rico en materia prima.
El problema es que siempre tenemos la mala suerte de un gobierno acostumbrado a gobernar sus intereses personales, acostumbrado a la corrupción y no ven el desarrollo economico e industrial del país.
Donde nos equivocamos porque la gente es facilmente engañada por falta de educación.
?Qué se puede hacer aqui para desarrolar industria, teniendo los recursos para hacerlo y teniendo los gobernantes que tenemos?.
?Como influir en la gente para cambiar de actitud?
El sueldo minimo es demaciado bajo también y el desempleo es altisimo.
Otro problema es que no veo un candidato que tenga visión de futuro que se trace planes de desarrollo.
Y la gente también es de diferentes razas,
puede esto influir en el desarrollo de perú?

Gracias.

nORMA 6 agosto 2015 - 22:31

Es muy bueno que todas las naciones esten unidas, es mejor la paz que la guerra y las Imagenes de te extraño todo sea por mejorar la vida de sus habitantes

BLANCA 29 marzo 2016 - 11:44

Estimado Alejandro , yo vivo en Corea y tienes toda la razon en decir que la idosincracia de los coreanos los ha llevado donde ellos ahora estan, sin embargo deberias saber que tienen muchos puntos en contra por esto ya que los efectos han danado la vida de los coreanos, teniendo asi que vivir siempre competitivamente, sin tiempo para ellos, llenos de estres, sabiendo que es uno de los paises donde mas suicidios se registra por la forma de vida, porque no tienen tiempo para ellos. De todas maneras pienso que se necesita un medio entre todo.
Espero que puedas leer mi comentario aunque tu comentaste el 2007 y yo te respondo el 2016.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar