3
Feb

Pedro Morales preguntaba, el 21 de enero, en este mismo blog, como podía obtener el índice Big Mag, actualizado. Acaba de publicarse. Apareció el 1 de febrero en The Economist ¿Alguna novedad sobre lo indicado en este mismo blog ¿Qué es el índice Big-Mac? Pues si. El índice Big-Mac que acaba de salir avala la opinión de muchos analistas que consideran que el euro está apreciado y el dólar depreciado. La sobrevaloración del euro ha sido cuantificada por el índice Big-Mac en el 19%. Es decir, que el tipo de cambio en vez de estar, como está ahora en 1,30 dólares/euro debería estar en 1,10 dólares/euro. Sin embargo, la sobrevaloración de la corona noruega es muchísimo mayor: 106% con respecto al dólar. Y la del franco suizo también es brutal: el 57%. Parece que la moneda helvética continúa jugando el papel de moneda refugio en los momentos de incertidumbre. La hamburguesa más barata del mundo se vende en China (1,41 dólares) lo que implica que el yuan está muy infravalorado (56% depreciado con respecto al dólar) y le hace ser una economía muy competitiva (de ahí el deseo de la Administración de EEUU para que se revalúe). Y en América Latina, la más barata es la de Venezuela, con 1,58 dólares, que pone de manifiesto el control de cambios del gobierno y la fuerte crisis cambiaria que atraviesa el bolívar.


Los economistas nos tomamos más en serio de lo que parece el índice Big-Mac y sobre él se han hecho una docena de estudios y tesis doctorales. Hace poco se publicó un libro dedicado al índice. Su autora, Li Lian Ong del Fondo Monetario Internacional, señala que el índice ha sido sorprendentemente exacto a la hora de prever la evolución de los tipos de cambio a largo plazo, aunque haya algunas desviaciones que nunca se corrijan, como es el caso de las monedas de los mercados emergentes que aparecen siempre infravaloradas. ¿Se apreciará el dólar frente al euro tal como indica el índice? ¿Apreciará China su moneda desde los 7,77 yuanes/dólar actual hasta el 3,5 que señasla el ïndice Big-Mac?

Comentarios

Beltrán Caruana 4 febrero 2007 - 23:45

Estimado profesor,

tras leer su artículo, hay ciertas cuestiones que me gustaría nos resolviera. Entiendo que a pesar de ser un bien altamente “fungible” internacionalmente, un bic mac puede ser un producto distinto en mercados locales. Puede existir países en los sea casi un bien necesario y en otros, como por ejemplo el español donde se trate de un bien de consumo más esporádico. Tampoco influyen en este estudio los costes de producción o de materias primas. Además las rentas de un lugar a otro varían enormemente. Todos estos factores, ¿no distorsionan el estudio? ¿Si se estudiara el ratio renta per cápita entre precio del bic mac, no resultaría un estudio más fiable?

Muchas gracias.

Rafael Pampillón Olmedo 5 febrero 2007 - 13:01

Tienes razón el big mac es distinto producto en Argentina (bien de lujo) que en EEUU (bien de primera necesidad). Pero para hacer análisis económico necesitamos hacer hipótesis, así el enfoque teórico del índice Big-Mac se deriva de la teoría de la paridad del poder adquisitivo (PPA) que establece la siguiente hipótesis que productos similares, situados en diferentes países, deben tener igual precio (ley de un sólo precio). Ciertamente esto no se cumple siempre. Ahí tenemos las diferencias en el índice Big Mac que acaba de aparecer. Es más si se cumpliese el tipo de cambio debería igualar los precios de una cesta de bienes y servicios en dos países, es decir, si se cumpliese la teoría de la PPA un dólar debería servir para comprar lo mismo, o la misma cantidad de productos, en todos los países del mundo. Sin embargo, esto no siempre ocurre ya que con una misma suma de dinero en algunos países se puede adquirir un volumen físico de bienes y servicios muy superior al que se puede comprar en otros.

Los analistas tienden a considerar que esta teoría se cumple en el largo plazo, y, por tanto, que es un indicador de la tendencia que seguirá el tipo de cambio en el futuro. El índice es solo una guía para indicar si las monedas están en su nivel correcto de paridad con respecto a las demás divisas y nos está dando una pista de cómo van a evolucionar los tipos de cambio. Así, por ejemplo, el 1 de enero de 1999, el índice Big-Mac indicaba que el peso argentino estaba sobrevalorado con relación al dólar y, por tanto se depreciaría, como así fue. A mediados de 2002 y después de la fuerte devaluación, según el índice Big-Mac, el peso estaba depreciado un 70 por ciento. Desde entonces el tipo de cambio del peso con respecto al dólar se ha ido apreciando como se había pronosticado (reconforta ver que alguna vez acertamos los economistas en nuestras predicciones). Así, por ejemplo, cuando, el 1 de enero de 1999, se lanzó el euro, pese a que la mayor parte de los expertos pronosticaban que se apreciaría frente al dólar, el índice Big Mac indicaba que el euro estaba sobrevalorado en un 10% con relación al dólar y que, por tanto se depreciaría, como así ocurrió. Ahora el índice dice que el euro se ha vuelto a sobrevalorar y que, por tanto, a medio plazo tenderá a depreciarse con respecto al dólar.

Además el índice Big-Mac permite, también, comparar los niveles de precios de las hamburguesas en cualquier país del mundo. Por tanto, señala, burdamente, cual es el nivel de precios de un país, comparándolo con otros.

Gurus 8 febrero 2007 - 00:17

Muy interesante, curiosamente y aunque escribo de memoria, si no recuerdo mal los analistas sitúan el punto de equilibrio por fundamentales entre el euro y el dólar en el cambio a 1,15 un nivel muy cercano al 1,10 calculado tomado el “índice” Big Mac.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar