10
Ene

Como señalaba ayer Juan Carlos, en la entrada anterior, el presidente venezolano Hugo Chávez dio ayer un paso significativo hacia la creación de lo que él llama “socialismo del Siglo XXI” al prometer nacionalizar las mayores empresas de telecomunicaciones y electricidad del país. Parece que Chávez, un aliado cercano y discípulo del dictador cubano Fidel Castro, planea reconstruir Venezuela a imagen y semejanza de Cuba donde el Estado debe ser el dueño de los medios de producción. ¿Pero que es una nacionalización? Nacionalizar es el acto por el cual una industria o servicio pasa a manos del Estado. El proceso de estatalización o nacionalización significa que los poderes públicos asumen la propiedad, el control, de actividades que antes se hallaban en poder de particulares (sector privado). ¿Quien defiende las nacioanlizaciones?


Las nacionalizaciones o estatizaciones han sido defendidas generalmente por las diversas variantes de la ideología socialista, como un medio de garantizar bienes y servicios más baratos a toda la población o también por razones de tipo estratégico. Muchos países han tenido industrias básicas y manufacturas militares estatizadas o nacionalizadas y es común en el mundo actual que algunos servicios y obras de infraestructura sean responsabilidad del Estado: agua corriente, electricidad, teléfonos, construcción y reparación de carreteras, hospitales, etc. Sin embargo, la gestión de estos servicios suele estar privatizada ¿Porque se privatizan? Porque la práctica ha mostrado que, en la mayoría de los casos, el sector público no es capaz de satisfacer adecuadamente las necesidades de los consumidores y que, por otra parte, se suelen acumular importantes déficit de gestión y pérdidas.

Los precios políticos, artificialmente bajos, son causa parcial de este último problema, en tanto que la falta de inversiones oportunas y de mejoras tecnológicas deterioran diversos servicios, produciendo en definitiva un resultado opuesto al que se busca. No han sido ajenos a estos problemas los criterios antieconómicos de la gestión pública de las empresas, especialmente en lo que se refiere a contratación y control del personal. Ante estos problemas, y ante los consejos de la mayoría de los economistas, que suelen desalentar la propiedad estatal salvo en el caso de los bienes públicos puros, las tendencias hacia la nacionalización se han revertido en los últimos años, asistiéndose desde hace muchos años y en muchos países del mundo a lo que se llama un proceso de privatización. Pero de las privatizaciones hablaremos otro día porque Chavez va en sentido contrario: las nacionalizaciones. Años después del colapso del comunismo y la apertura de los mercados por parte de los países ex-comunistas alrededor del mundo, Chávez parece estar llevando a Venezuela hacia la otra dirección, es decir, la nacionalización: expandiendo el papel del gobierno en la economía. Poco después de las elecciones, desveló planes para unir su coalición de partidos de centro e izquierda en un mismo partido controlado por el llamado Partido Socialista Unido de Venezuela, una decisión que, en opinión de los analistas, transformará al país en un Estado con un solo partido político. ¿A que te suena?

Comentarios

Mark 10 enero 2007 - 20:17

Suena a dictadura política vestida de democracia bananera y a intervencionismo económico maquillado con brillantina populista. La inversión exterior, los empresarios y la fuerza laboral cualificada, los elementos dinamizadores de una economía, o se han marchado ya o están haciendo las maletas. Se quedan los recursos naturales -abundantes y mal gestionados-, el pueblo -abundante y cada día peor económicamente-, el dictador y sus allegados -grupo que irá creciendo en número……. y sobre todo en riqueza-.
Entre Bolivia y Venezuela, Les Luthiers van a tener abundante inspiración para sus parodias.

Rafael Pampillón Olmedo 11 enero 2007 - 09:33

A mi me parece que Hugo Chávez, discípulo confeso de Castro, está llevando a Venezuela hacia una variante cada vez más dura de socialismo, como parte de una campaña para alejar del capitalismo y concretamente de EEUU a sus aliados regionales (Bolivia, Argentina, Nicaragua, Ecuador). En este sentido Chávez se considera un heredero de Castro y líder de un bloque anti-EE.UU. Creo que Chávez también se refirió en el discurso del lunes a una de las pocas áreas de las instituciones del país que aún no controla, los medios de comunicación. Hace poco canceló la licencia de uno de los canales de televisión más antiguos del país y quien ha criticado abiertamente sus políticas de gobierno, Radio Caracas Televisión.

María Gonzalez 23 enero 2007 - 20:35

Es preocupante por varias cosas. Pero una de las que nadie parece recordar, es que cuando la CANTV se encontraba en manos del estado, el servicio era pésimo, había que esperar hasta un minuto para obtener un “tono de llamada”, estaba tecnológicamente atrasada, habían cientos de trabajadores fantasmas, y entre muchas otras cosas, estaba totalmente politizada. Es decir, CANTV siempre fue la “gallinita de los huevos de oro” para el estado y sus compinches.
Entonces, obviamente la privatización no tiene nada que ver ni con la mejora de un servicio no con la mejora de sus trabajadores.

DAYANA 6 marzo 2008 - 19:18

yo considero que el presidente Hugo Chavez esta tomando decisiciones muy radicales con respecto a nacionalizar las empresas extranjeras, puesto que los empresarios colombianos se ven altamente afectados, y las perdidas ya se empiezan a estimar, el presidente Hugo Chavez deberia pensar mas detenidamente la situación y no dejarse llevar por impulsos.

Juan José Ramirez Sanchez 30 julio 2010 - 11:04

Me gusraría saber si cuando un gobierno nacionaliza una empresa extraanjera, está obligado a apagar la inversión que ha hecho ésta, así como las perdidas por el abadono precipitato. Y si en caso de no hacerlo, la Comunidad Internacional le debiera hacer el bloqueo comercial total.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar