10
Nov

¿Podemos aprender de la economía irlandesa?

Escrito el 10 noviembre 2006 por Rafael Pampillón en Unión Europea

La economía irlandesa sigue yendo como una moto. En 2000-2005, el crecimiento medio del PIB de Irlanda fue de 6.1%. 2005 fue otro año con un crecimiento importante del PIB de 4.7%. Se estima que la economía irlandesa puede crecer alrededor de un 5% hasta el final de esta década. ¿A que se debe el éxito de Irlanda? A factores internos y externos: a) A los pactos sociales que implican la cooperación estrecha entre el gobierno, los sindicatos y empresarios. Este ha sido un factor muy importante para crear un ambiente competitivo que conduce hacia el desarrollo económico. Se ha ratificado un nuevo pacto con duración de 10 años (hasta el 2016) b) Las políticas del gobierno en Inversión Directa Exterior (IDE) han sido constantes, proactivas y estables. Las políticas específicas del gobierno que contribuyeron significativamente al éxito ha sido un tipo bajo en el impuesto de sociedades (12,5%) para animar a la IDE y centrarla en áreas clave tales como servicios financieros, biotecnología y sectores farmacéuticos y el desarrollo de un programa importante para la inversión en infraestructura c) Las condiciones externas, tales como ser miembro de la UE y acceso al mercado interior, y la proximidad unido al impresionante crecimiento de la economía de los EEUU son factores claves para atraer la IDE a Irlanda d) La disponibilidad de mano de obra calificada ha sido vital en la atracción de la inversión externa. Irlanda tiene un elevado nivel educativo y la mano de obra es flexible, receptiva y creativa e) En los últimos diez años el número de estudiantes a tiempo completo en el tercer nivel educativo ha aumentado casi un 80%, mientras que el número de estudiantes a tiempo completo en los politécnicos aumentó mas del doble. La proporción de personas de 25-34 años que han logrado la educación terciaria está en el 37% comparado con el promedio de la UE del 27%. En 2004, el 57% de los graduados del tercer nivel de educación estaban cualificados en ingeniería, ciencias computacionales, estudios de negocios y ciencias.

Se podría decir que el éxito de Irlanda se ha basado en la aplicación acertada de lo que los economistas llamamos políticas de oferta (las que mejoran y aumentan el tejido productivo), a su proximidad a EEUU, el idioma y los campos de golf (sin los cuales como es sabido no acude la IDE. ¿Podemos aprender, España, México, Italia, etc. algo del caso de Irlanda? ¿Se trata de una economía pequeña (como de juguete) y por tanto es fácil de gestionar? ¿Que perspectivas de futuro tiene Irlanda?

Comentarios

unliberal 10 noviembre 2006 - 18:02

Irlanda es un caso interesantisimo si. Por el lado malo los precios de la vivienda están tan desmadrados como aquí y según un estudio hace año y medio tenían la cerveza mas cara de Europa (capitales de país). Por el lado bueno han pasado de ser el país mas pobre (o casi) a el mas rico de la Union Europa, tras Luxemburgo, que es mu chiquitín y tiene muchos bancos. El caso podría ser especialmente interesante para Galicia que cuenta con varias similitudes con Irlanda.

Yo creo que Irlanda se ha aprovechado de la conexión trasatlántica, el Inglés obviamente es una gran ventaja para ellos y me da que han sido los primeros en aprovecharse de la bajada de impuestos a las empresas, que además al ser un hecho diferencial en Europa en su momento tuvo más impacto. Ahora parece que en eso le quieren seguir varios países.

España es un país muy grande comparativamente con Irlanda y ya no vamos a poder aprovechar el mana europeo para educación y similares (soft) como ellos pues en su momento optamos por infraestructuras (hard) que además de hacernos falta han servido para que las empresas constructoras españolas estén podridas de dinero como para comprar empresas enormes en sectores que desconocen, será por pasta.

Quizá ese apunte del profesor Pampillon de la alta inclinación hacia carreras técnicas de Irlanda pueda ser un elemento a analizar en España. Tambien intuitivamente pienso que es una gran oportunidad tanto para España como para Portugal por nuestra posición geográfica intensificar las relaciones con UK y especialmente con USA, el vinculo transatlántico, pero luego resulta que en las encuestas salimos como el país mas antiamericano de Europa y que hablamos muy poquito Inglés.

MARIEL MARETTI 13 noviembre 2006 - 16:23

He encontrado una nota interesante del OCDE y sus recomendaciones a Irlanda:

Is the fiscal framework up to the task?

Ireland has elements of a medium-term fiscal framework, especially with its rolling five-year capital expenditure envelope and its ten-year transport plan. Although the budget process has some top-down aspects, they need to be given more prominence relative to the bottom-up negotiation process. Ireland should take advantage of its current strong growth phase to strengthen the fiscal framework in order to prepare for negative fiscal shocks and to deal with them if they were to occur. Moving to a fully-fledged top-down budgeting process would help expenditure planning and control while a medium-term fiscal framework, as is in place for the multi-year capital envelopes, would give greater stability to policy and planning for other spending areas and would reduce the chances of repeating the sort of pro-cyclical spending that occurred earlier this decade.

http://www.oecd.org/document/50/0,2340,en_2649_201185_36173106_1_1_1_1,00.html

A pesar de lo que dicen, yo no creo que Irlanda sufra de “negative fiscal schocks”, ya que para todos los que hemos trabajado en el area de impuestos sabemos, Irlanda es casi considerado un paraiso fiscal por las autoridades de varios paises, principalmente Estadso Unidos. Cada vez que una empresa decide poner un laboratorio o migrar sus intangibles a Irlanda el escrutinio de las autoridades se ha vuelto mayor. Si el gobierno no tiene cuidado muy pronto podria llegar a ser considerardo un paraiso fiscal, como ahora lo es Monaco, y se encontraria en graves problemas. Ahora bien, esto no seria un shock si no un cambio radical inalterable y entonces como podria pretender Irlanda atraer a la inversion extranjera?

Mark Madison Walker 14 noviembre 2006 - 09:05

Cuando identificamos las principales causas del desarrollo económico de Irlanda, no creo que sea correcto el centrarse en el tamaño de la población irlandesa, una economía pequeña con poco más de 4 millones de ciudadanos. Si el ser pequeño es una ventaja para convertirse en un país rico, ¿por qué países como Timor Oriental y Lesoto son hoy en día, todavía países en vías de desarrollo?

Esta aparente contradicción se explica, parcialmente, con el hecho de que Irlanda no es tan pequeña como parece; millones de irlandés viven fuera de sus fronteras y tienen una importante influencia en su economía. Por ejemplo, casi 34 millones de americanos son descendientes de Irlanda, lo que convierte a los irlandeses en el segundo grupo más grande de ascendencia de EE.UU., detrás de los alemanes (www.census.gov). Desde la “Gran hambruna irlandesa” (1845-49), el flujo migratorio masivo de irlandeses a EE.UU. ha ayudado a que los Irlandés-Americanos hayan emergido como uno de los grupos étnicos con más poder económico y político. Estos fuertes lazos entre EE.UU. e Irlanda explican, en parte, por qué grandes empresas (como Dell y Intel) han invertido fuertemente en Irlanda (fuente: Ireland Industrial Development Agency).

Sin embargo, las empresas multinacionales no han invertido en Irlanda sólo por razones nostálgicas o porque les guste de la cerveza Guinness. Las razones por las que han realizado importantes inversiones de capital son las buenas condiciones económicas, políticas, de trabajo y sociales de Irlanda.
La receta del éxito de Irlanda no es complicada: desregulación, adecuada política fiscal, atractiva situación para la inversión extranjera, inversiones a largo plazo en educación, estabilidad interna (reducida tensión entre los católicos y los protestantes) y un gobierno eficaz.

Irlanda no posee una marca registrada para esta receta de éxito económico. Si otros países (ya sean grandes o pequeños) aplicasen buenas políticas económicas, laborales y sociales, y fuesen capaces de crear una situación política estable; podrían también convertirse en un “tigre céltico.”

(English)

When identify the root causes of Ireland’s recent economic growth, I believe it is wrong to focus on Ireland’s small population (just 4 million citizens). If being small makes it easy to become a prosperous country, why are East Timor and Lesotho still developing countries?

This apparent contradiction is partially explained by the fact that Ireland is not as small as we think it is: millions of Irish live outside its borders and influence its economy. For example, almost 34 million Americans are decedents of Ireland which means the Irish are America’s second largest ancestry group behind the Germans (source: U.S. Census). Ever since the Irish potato famine (1845-49) triggered massive emigration to the United States, Irish-Americans have emerged as one of the most politically influential and economically prosperous ethnic groups in the world’s largest economy. This strong link between the U.S. and Ireland partially explains why big firms like Dell and Intel have invested heavily in Ireland (Source: Ireland Industrial Development Agency).

However, multinational companies have not invested in Ireland because they feel homesick or because they like Guinness beer. More likely, they are attracted by the good economic, political, labor and social conditions. Ireland’s recipe for success is not complicated: deregulation, sound fiscal policy, creating an attractive investment environment, long-term investments in education, internal stability (i.e., reduced tension between Catholics and Protestants) and effective governance.

Ireland has not trademarked this recipe for economic success. If other countries (both large and small) apply good economic, political, labor and social policies, they too can become a Celtic Tiger.

Teresa Molina 14 noviembre 2006 - 09:22

Tecnología como motor de crecimiento económico en Irlanda?

Irlanda ha crecido extraordinariamente a un ritmo anual del 7% en la última década frente a la media europea del 2%; y ha pasado de ser una de los países europeos con renta per capita más baja a tener la segunda renta per capita más alta de la Unión Europea (41.100 USD en 2005) después de Luxemburgo (según datos de CIA – The World Factbook).

El gobierno irlandés ha jugado un papel importante en este crecimiento mediante:
1. El lanzamiento de programas enfocados al desarrollo de una mano de obra cualificada, con altos niveles de inversión en formación universitaria y profesional; siendo la universidad la mayor receptora de los fondos públicos.
2. El apoyo a la inversión directa extranjera, a través de la reducción del impuesto de sociedades a 12, 5% frente el 35% de España o el 40% de Alemania. Esto ha atraído a empresas relacionadas con las nuevas tecnologías de la información hasta Irlanda.
3. La reducción del gasto social.

Estas y otras medidas han favorecido el importante momento de auge económico que hoy vive Irlanda. Las principales fuentes de este crecimiento son las exportaciones y la aceleración de la demanda interna.
Alrededor del 40% de todos los paquetes de software y del 60% de las aplicaciones de negocio vendidas en Europa son producidas en Irlanda por empresas americanas (fuente: Bloomberg).
En 2005, Irlanda presentaba el mayor superávit comercial como porcentaje del PIB en la OECD, quitando las exportaciones de petróleo de Noruega, con unas exportaciones de 103.1bn USD e importaciones de 65.4bn USD. A pesar de este fuerte superávit comercial la balanza por cuenta corriente registró un déficit de 3.8bn USD o 1.9% del PIB, como resultado de los grandes déficit en las cuentas de servicios y rentas (fuente: Economist intelligence Unit).

Hoy en día la economía irlandesa continúa comportándose bien. El futuro irlandés y la capacidad para mantener una economía dinámica, con fuertes tasas de crecimiento, dependerán enormemente de la habilidad de los irlandeses para afrontar retos como el crecimiento de las tasas de productividad, el mantenimiento de la competencia y el incremento la oferta laboral.
A su vez Irlanda debería invertir en sus deficientes infraestructuras y pobre sistema social; ya que estas carencias se podrían convertir en un importante freno para su futuro desarrollo económico y privarle de crecer a niveles superiores a la media europea.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar