9
Nov

La Comisión Europea advierte a Turquía

Escrito el 9 noviembre 2006 por Juan Carlos Martínez Lázaro en Unión Europea

La Comisión Europea dio un ayer a Turquía un margen hasta diciembre para que comience a dar una solución al contencioso que mantiene con Chipre, si no quiere ver paralizadas las negociaciones de adhesión a la Unión Europea. Turquía sigue sin reconocer al Gobierno grecochipriota de Nicosia, que desde mayo de 2004 forma parte de la Unión Europea, mientras que apoya a la República Turca del Norte de Chipre, un territorio ocupado militarmente por Ankara desde 1974. La cuestión no es fácil para Turquía. La mayoría de sus ciudadanos se niega a hacer concesiones en el tema chipriota, y cree que Bruselas plantea exigencias para la adhesión cada vez más inaceptables. Y teniendo en cuenta que en 2007 habrá elecciones, resulta difícil imaginar que el Gobierno turco tenga margen para encontrar una solución.

La semana pasada tuve la ocasión de asistir a la Conferencia sobre riesgo-país que anualmente organiza CESCE. Este año, los temas tratados fueron Latinoamérica y Turquía. Por fin, Turquía, un inmenso mercado de más de 70 millones de habitantes que probablemente en un futuro no muy lejano formará parte de la Unión, empieza a despertar interés en España. En la Conferencia (muy buena por cierto), los oradores turcos defendieron la adhesión de su país por cuestiones históricas y de oportunidad económica y política, y resaltaron los importantes esfuerzos que el Gobierno islamista moderado de Tayyib Erdogan está haciendo para asumir el acervo comunitario.

Pero a Turquía no le faltan detractores entre los gobiernos comunitarios (Francia, Alemania o Austria se muestran abiertamente contrarios a la adhesión turca), ni entre la opinión pública europea. Las razones esgrimidas van desde el tamaño de su población, a su escaso desarrollo económico, pasando por sus particularidades legislativas. Aunque no nos engañemos. A Turquía no se la quiere, porque es un país pobre e islámico. En cambio, sus defensores esgrimen que forma parte de casi todos los organismos políticos, deportivos y culturales europeos, que su gran mercado será una excelente fuente de oportunidades y que su incorporación puede ser un excelente ejemplo para combatir el radicalismo islámico.

En respuesta a la entrada de Rafael Pampillón sobre la adhesión de Rumanía y Bulgaria, algunos de vosotros habéis resaltado las ventajas derivadas de la incorporación de los países del este. Pero, ¿opináis lo mismo respecto a Turquía?. O dicho de otra manera, ¿se debe dejar a Turquía entrar en la Unión Europea?

Comentarios

Rafael Aguado 14 noviembre 2006 - 15:48

Hablando desde la ignorancia y lo tópico, el mayor problema para la inclusión de Turquia en la Union es el religioso.

Si bien es cierto que podría ser un paso a la hora de integrar culturas, mientras unos tienen el acicate económico, los otros (y por otros me refiero a los principales paises de la unión) solo tienen recelo y miedo. Esto lo podemos ver reflejado en los partidos que acceden al gobierno en estos paises, por ejemplo, o los recientes disturbios en Francia.

Aunque los turcos son las principales ‘minorias’ de Alemania y Dinamarca, la integración se ha realizado mas al estilo ‘ghetos’ que asumiendo su cultura. Ojo, que además creo que es reciproco.

Para terminar con la perorata, habría que ver como se tomarían esta entrada paises que ya ponen reticencias a la hora de entrar, como Suecia y Reino Unido.

Angélica 15 noviembre 2006 - 17:12

Los Polacos son rubios de ojos azules y expertos fontaneros, los alemanes beben cerveza a todas horas, los franceses se pasean con la baguette debajo del brazo, los españoles son vagos y se echan la siesta todos los días… Y los turcos son morenos, pobres, musulmanes, salvajes…

¿Cuándo vamos a abandonar los prejuicios? Turquía es un país enorme con ciudades cosmopolitas y una constitución laica. Decir que es un país musulmán equivaldría a decir que Francia es un país católico o Alemania es protestante (en España tenemos nuestros propios problemas con la separación iglesia-estado) y no es cierto. Los tres (¿los cuatro?)son estados aconfesionales.

A los europeos occidentales se nos ha debido de grabar en los genes la imagen del turco con alfanje y turbante que venía a cortar cabezas. Y por eso nos da tanto miedo la adhesión de Turquía a la UE. A ver si olvidamos de una vez la invasión turca de Europa, que ya han pasado seis siglos y Francia y Alemania todavía lo recuerdan. Claro que con nuestros moros y cristianos tampoco podemos decir mucho.

Por favor… No voy a mentir y decir que conozco miles de turcos, pero los que conozco son rubios y rubias, muy exóticos, muy guapos, con esos pómulos altos típicos de los países del este. No son todos así, pero sí muchos. Tampoco los españoles somos todos morenos de tez aceitunada y bailamos flamenco.

No son musulmanes, o si lo son, muchos no practican, como la mayoría de los españoles. No son bichos raros, son personas preocupadas por los mismos temas que nosotros. La educación, el trabajo, la economía de su país, encontrar pareja, casa, un buen restaurante para celebrar el cumpleaños de mamá…

Turquía tendrá que hacer un esfuerzo si quiere entrar en la UE como miembro, sanear su economía, reducir el porcentaje de analfabetos, reformar su legislación (ya abolió la pena de muerte), aceptar y reconocer el gobierno greco-chipriota, pero no podemos exigir que renuncie a su identidad o su cultura. Cuando los reyes europeos se bañaban sólo al nacer y al morir, Constantinopla tenía hammams públicos y universidades.

Pero dejando de lado los temas más románticos y culturales, a Europa le conviene tener un aliado fuerte en una zona tan conflictiva como es oriente próximo. Es un mercado de 70 millones de personas. Es el próximo paso natural en la expansión de la Unión.

Turquía es europea. ¿Cuánto tiempo vamos a tardar en darnos cuenta?

Verdatu 13 diciembre 2006 - 18:28

Turquìa es geogràficamente Europa en solamente UN DIEZ POR CIENTO, su poblaciòn es musulmana (practicante) en un 98%, tiene conflictos con Chipre (Paìs Miembro de la UE) por la invasiòn turca de 1974. Asì que hay que dejarse de chorradas polìticamente correctas. TURQUÌA NO CABE EN EUROPA, si los buròcratas de Bruselas dejaran de verse el ombligo y pidieran el voto directo de los ciudadanos de la UE para la entrada de Turquìa se darìan cuenta de que los europeos NO QUEREMOS A TURQUÌA EN LA UE. Leànse los eurobaròmetros. Si la UE sigue tomando decisiones contrarias al pensar de la mayorìa, la UE puede estrellarse y desaparecer.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar