21
Nov

La aproximación entre China e India

Escrito el 21 noviembre 2006 por Juan Carlos Martínez Lázaro en China, Economía Mundial

Tras asistir el pasado fin de semana a la Cumbre de Países de Asia y Pacífico (APEC), ayer llegó a India el presidente de China, Hu Jintao. Con esta visita, busca normalizar las relaciones entre ambos colosos emergentes e incrementar la cooperación económica y comercial. Históricamente, las relaciones entre los dos países han sido difíciles, debido a litigios fronterizos: China e India se reclaman mutuamente territorios, lo que les llevó incluso a un enfrentamiento armado en 1962. Además, India es el refugio del Dalai Lama y de más de 100.000 exiliados tibetanos que no aceptan la anexión que Pekín hizo del Tibet en 1959. Y por último, China ha sido siempre un buen aliado de Pakistán, el tradicional enemigo de India, y ha colaborado decisivamente en el desarrollo del programa nuclear de Islamabad.

Pero parece que ha llegado la hora de poner fin a las disputas. Ambos países, que comparten más de tres mil kilómetros de frontera, y reúnen a casi 2.500 millones de personas (un 40% de la población mundial), tienen intereses comunes. En primer lugar, comerciales: si en el año 2000 los intercambios bilaterales apenas alcanzaron los 3.000 millones de dólares, este año superarán los 20.000 millones, y el objetivo es duplicarlos en 2010. China se ha convertido en el principal proveedor de India, por delante de Estados Unidos, y su mercado ya es tercer destino de las exportaciones indias. Además, Nueva Delhi vería con buenos ojos que las inversiones chinas le ayudaran a mejorar sus desastrosas infraestructuras.

Incluso la distinta orientación que están siguiendo sus modelos de desarrollo (fundamentalmente basado en la industria el chino y más orientado en los servicios, el indio), puede ser complementaria. Y por otra parte, ambos países comparten idéntica problemática derivada de su acelerado desarrollo: crecientes desigualdades sociales y territoriales, desbocado crecimiento urbano por la emigración rural, desequilibrios medioambientales, dependencia energética, necesidad de mejorar sus infraestructuras… De alguna manera, China e India están pensando que es mejor ser socios que rivales, en el camino que les lleva al liderazgo de la economía mundial. ¿Deberíamos preocuparnos por ello?

Comentarios

Angélica 25 noviembre 2006 - 14:52

Ya nos avisaba Mafalda del “peligro amarillo”. También había leyendas urbanas que decían que si todos los chinos saltaban a la vez el planeta cambiaría su órbita.

¿Preocuparnos por ello? ¿En España? ¿Por qué?. En el fondo, que la primera economía mundial sea Estados Unidos o la Unión Sinohindú o como queramos llamarla no cambia mucho el panorama.

Conozco una empresa americana que se dedica a la biotecnología y que invierte un cerrón de dólares en investigación. Antes los mayores laboratorios estaban en USA, ahora el laboratorio más grande (en cuanto a personal) está en China. Por lo que cuestan en USA diez doctores, se pueden tener veinte en Europa y cincuenta en China. El trabajo de meses en USA se hace en meses en Europa (menos, pero no tantos menos) y en semanas en China.

Esa misma empresa ha deslocalizado la hotline informática. Cuando hay un problema, un técnico de Nueva Dehli o Bombay contesta al teléfono, y a través de internet arregla el problema, en Europa, en América o en donde sea.

Sabiendo que España pierde competitividad y que las grandes empresas no están dispuestas a invertir aquí, ¿Qué más da que inviertan en China o India? Para mí el problema no es ese, sino el que España pierda inversión extranjera, pierda puestos de trabajo, pierda competitividad frente a otros países. Que España no invierta en investigación, que no venda cabeza en vez de manos.

Mientras que no apostemos por el desarrollo tecnológico, seguiremos siendo espectadores del combate por los primeros puestos de la economía mundial. Vendiendo refrescos y camisetas a los competidores y a los espectadores, recogiendo los restos de palomitas de las gradas y adulando a los que parezca que van ganando, pero si atrevernos a bajar al ring. Será una pelea interesante, eso seguro. Pero lo emocionante de verdad sería poner los medios para poder entrar a competir. Y que gane el mejor.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar