13
Nov

España se desindustrializa

Escrito el 13 noviembre 2006 por Rafael Pampillón en Economía española

Desde nuestra entrada en la UE, en 1986, las estructuras sectoriales de nuestro empleo y de nuestro producto interno bruto (PIB) han cambiado sustancialmente. En los últimos veinte años (1985-2005), el empleo en los servicios ha aumentado 15 puntos porcentuales en el total de la ocupación y la construcción lo ha hecho en 5 puntos. El empleo agrícola, tiene una caída espectacular, pasó del 18% al 5%. El industrial también cayó del 25% al 17%. La misma tónica marca las proporciones de los diferentes sectores económicos en el PIB: Así el peso de los servicios en el PIB ha aumentado (desde el 59’5 por 100 al 67’5). La construcción aumenta su participación en el PIB
¡un 81%¡ En cambio el peso de la industria ha disminuido del 28 al 18% por 100 del total (una barbaridad) y el de la agricultura también ha caído del 6 al 3 por 100.










ESPAÑA: ESTRUCTURA DEL EMPLEO Y DEL PIB EN PORCENTAJE
Año 1985Año 2005Variación de la particip.
EmpleoPIBEmpleoPIBEmpleoPIB
Agricultura17,76,05,33,3-70%-45%
Industria24,628,017,317,7-30%-37%
Construcción7,56,412,411,665%81%
Servicios50,259,665,067,530%13%
Total100100100100


Para muchas personas esta evolución desde la agricultura y la industria hacia los servicios y la construcción es una evolución histórica natural y además de ser un factor de progreso ya que está relacionado con el aumento del bienestar. Sin embargo muchos servicios dependen de la industria. Los servicios financieros y de seguros, los comerciales, los de transporte, los de consultoría, auditoría, ingeniería, diseño, investigación, etc. dependen de la industria y en menor medida, de la agricultura y la construcción. Este tipo de servicios no existiría ni se desarrollaría en ningún país, si no existiese una base industrial fuerte.


La experiencia histórica de las economías más avanzadas y también de las economías asiáticas muestra que para alcanzar un nivel alto de desarrollo es preciso establecer una base industrial interna amplia y robusta. Es más: no se conoce ningún país desarrollado, de tamaño grande, que no sea industrializado, así el G-7, es el grupo de países más importantes y más industrializados del Mundo. La industria se percibe como una señal de desarrollo, empleo, productividad y fortaleza. De ahí que el fuerte proceso desindustrializador que actualmente atraviesa España haya encendido la luz de alarma. En este sentido a primera pregunta que hay que hacerse es: ¿Puede sobrevivir una economía basada solamente en los servicios? ¿Cómo compensa España la fuerte importación, que está realizando, de bienes agrícolas e industriales que no produce? ¿Es esta la razón por la que tenemos un déficit exterior brutal? ¿El bajo crecimiento de la productividad en España se debe a la desindustrialización? ¿Debemos aprender de Irlanda?

Comentarios

Max Strauss 13 noviembre 2006 - 17:09

Desde luego que es muy preocupante. La industria aporta solidez, inercia al cambio. No es que un pais muy industrializado vaya a dejar de tener los problemas derivados del carácter cíclico de la economía, pero desde luego la inercia que aporta la industria suaviza estos fenómenos. Los servicios son eso, servicios, actividades complentarias y son raras veces autosuficientes. En caso de crisis el castillo resulta ser de naipes y tiende a desplomarse. La producción de bienes tangibles es fundamental para la solidez económica de un pais.

¿Soluciones? pues políticamente incorrectas, claro…pero muy eficaces. A saber:
1. Bajar drásticamente los impuestos IRPF y Sociedades (mantener los indirectos).
2. Privatizar las cajas, pues a dia de hoy han demostrado no ser más que un vulgar instrumento político.
3. Privatizar la seguridad social y sustituirla por la obligatoriedad de suscribir seguros de jubilación, desempleo y médico. (De esta forma recibiremos más y mejores prestaciones por menos dinero) El estado siempre es peor gestor que el propio individuo
4. Despido libre. (Eso llevará al pleno empleo)
5. Eliminar el 70% del funcionariado y subcontratar todo lo posible.
6. Eliminar el estado de las autonomías, pues simplemente resulta demasiado caro. Es más, la excusa es siempre la misma; acercar el estado al ciudadano cuando, en realidad, el ciudadano donde más cómodo está es lo más lejos posible del estado.
7. Establecer una separación real del poder judicial
8. Cerrar y sustituir por nada todos los entes agregados que han demostrado no ser imparciales (P.e. Comisión Nacional de la Energía)

Con estos cambios, seguro que España se volverá un lugar muy atractivo para establecer más industria!

Max Strauss

Equipo E S1 exmba2007 Instituto de Empresa 13 noviembre 2006 - 17:27

El sector industrial en España tiene poco peso en relación al resto de sectores. Su tasa de crecimiento es de un 1,36%, frente al 10,84% de la construcción y el 4,60% en servicios. En comparación con la media de la Eurozona, el peso del sector industrial en el PIB es 3 puntos porcentuales menor (21,3 contra 18,4)

Dentro del sector Industrial español, el peso de la industria automovilista es muy importante, de hecho representa el 40% de las exportaciones. En este ámbito, se espera una desinversión debido al efecto sede. Como ejemplo, valga la decisión ya publicada de Volkswagen de cerrar fábricas en países europeos, incluido España, para aumentar la capacidad de sus fábricas en Wolfsburg del 70 al 100%.

Desde nuestro punto de vista, la industria Española, y sus cuatro sectores, minería, manufacturas, construcción y electricidad, tienen una labor fundamental, y desempeñan un papel clave para alcanzar los objetivos económicos prioritarios (crecimiento del PIB, pleno empleo, etc)”. Por otro lado España no puede, ni debe, depender de la inversión de capital extranjero y tiene, por tanto, que desarrollar su propia industria aportando ventajas competitivas. Para impulsar el crecimiento de la industria habría que dar un nuevo enfoque a la política industrial y desarrollar políticas que impulsen I+D+i así como formación para que la mano de obra se cualifique (ventajas fiscales; créditos blandos; subvenciones a I+D…). Creemos que la ayuda del gobierno es fundamental y es necesario el compromiso de todas las instituciones.

Como ya hemos mencionado, es difícil dar un giro significativo a la forma de crecimiento económico, pero hay que buscar nuestra ventaja competitiva. Por ejemplo exportar a países emergentes más que a países europeos con mercados más maduros (España exporta más del 80% al mercado europeo). Habría que potenciar sectores de futuro como: Biotecnología; Aeronáutica y Espacio; Servicios avanzados; Farmacia; Salud; Energía renovables… Todo ello sin olvidar los sectores tradicionales españoles que son los que sustentan la industria española y tienen una fuerte implantación: Metal; Agroalimentación; Química y Plástico.

Adolfo Corral 13 noviembre 2006 - 18:44

Sin tener unos profundos conocimientos teóricos macroeconómicos, me atrevo a afirmar que la actual situación económica de España es preocupante. Del análisis del profesor Pampillón se desprende que el actual modelo económico de España se sostiene, básicamente, por el sector servicios y por el fuerte tirón de la construcción. Es evidente que ante la modernización de un país disminuya el peso el sector agrícola frente a servicios, sin embargo hemos de considerar que el sector servicios depende, más que otros, del ciclo económico. Por otro lado, es esperable una ralentización de la construcción ante las actuales subidas de los tipos de interés y la menor capacidad de endeudamiento de las familias. En este escenario, la fortaleza de la economía española ante cambios de ciclo, que antes o después llegarán, es mínima.

Lo más preocupante de todo, es que tanto el déficit exterior como la fuerte desindustrialización que sufre España tienen una muy difícil marcha atrás. ¿Qué razones puede encontrar un inversor para instalar una nueva fábrica productiva en España?. En procesos que requieran mano de obra barata, lo normal es acudir a países asiáticos o de Europa del Este. En Irlanda, los empresarios pueden encontrar bajas tasas impositivas y equipo humano con alta formación. España tiene todavía cierto tejido industrial por las inversiones realizadas en el pasado, sin embargo, la tendencia no es a aumentar, sino a disminuir, dada la pérdida de competitividad de España con diferenciales de inflación siempre positivos.

Ante este escenario, creo que las prioridades del gobierno debería ser hacer una bajada sustancial del Impuesto sobre el Beneficio de las empresas (no la tímida bajada al 32,5%, sino llegar al 20%, con el superavit actual se puede plantear) y apoyar las mejoras tecnológicas en los procesos productivos y la formación tecnológica de nuestro capital humano.

En cualquier caso, aunque estas mejoras se llevasen a cabo, los frutos se recogerían a largo plazo y no existe ningún Gobierno que ponga sus miras más allá del fin de su Legislatura. Por tanto, como decía al principio, la situación actual es preocupante y considero que no tenemos unas fuertes bases económicas para afrontar el futuro.

Adolfo Corral

ARTURO GONZALEZ SEXMA 13 noviembre 2006 - 21:01

La industria en España, que en los años 60 y 70 supuso una de las claves para explicar el desarrollo económico, está ahora inmersa en una gravísima crisis, causada principalmente por:
 Falta de cultura empresarial industrial.
 Falta de especialización.
 Falta de internacionalización.
 Falta de productividad.

Entre las 500 empresas más grandes del mundo, solo hay 5 españolas y de ellas, las únicas pseudo-industriales son: Repsol y Endesa que provienen de antiguos monopolios.

De las grandes fortunas españolas, salvo Inditex, el resto se han creado al albor de pelotazos inmobiliarios, contratos con la administración, antiguos monopolios, o sector bancario.

Además últimamente nos encontramos con el Efecto “rentista”: dada la falta de cultura industrial, muchas de las empresas familiares al pasar a la segunda generación desaparecen. Los hijos de los fundadores se convierten en “rentistas”. Venden o cierran la actividad industrial y se dedican a vivir de las rentas del alquiler de las naves industriales.

Pero, ¿ES IMPORTANTE LA INDUSTRIA?
Es vital. Ningún país ha conseguido crecer de manera continua con altas tasas de crecimiento siendo “mano de obra barata”. Un ejemplo claro es China. Su gobierno está haciendo verdaderos esfuerzos para convertirla en una potencia tecnológica pues sabe que el modelo de crecimiento basado en mano de obra barata tiene fecha de caducidad.

La situación de crecimiento española actual se debe más a una generación de empleo poco cualificado que a una innovación. La productividad está en niveles bajísimos.

Las posibles soluciones pasan por potenciar la innovación, la productividad y para ellos es obligatorio que se potencien desde las administraciones públicas los 3 motores que permiten que dichas áreas crezcan:
1.el nivel de enseñanza superior de la población.
2. el gasto en tecnologías de la información y comunicación, que es uno de los factores clave de la innovación y la iniciativa empresarial.
3. el registro de patentes, que indica en parte la generación de nueva propiedad intelectual.

Todo lo anterior requiere un consenso a nivel educativo. No es posible que cada gobierno de turno lo primero que hace nada más llegar al poder es proponer una reforma educativa sin conseguir el consenso con la oposición.

Juan José Gómez 13 noviembre 2006 - 22:58

Me gustaria hacer alguna puntualización a los comentarios de mi amigo Adolfo.

Si bien es cierto que de inmediato el tipo impositivo del IS solo desciende 2,5 puntos bajará en breve 2,5 puntos mas.

Además,cuando en el Anexo 4 el tipo efectivo de los rendimientos empresariales se situa en un 36,1% colocandonos en cabeza del ranking europeo es porque tiene en cuenta la tributación de los divendos en el IRPF,dado que nuestro tipo es del 35% en IS y este suele ser superior al efectivo para las pequeñas empresas(la mayoria) y aquellas que tienen deducciones en cuota.

Con la nueva ley de IRPF los rendimientos del ahorro tributarán al tipo fijo del 18%(quedando exentos los primeros 1.500 euros en dividendos) mientras hasta el momento lo hacían al tipo marginal(el menor del 15% y el mayor del 45%),integrandose en base el 140% del dividendo y deduciendo en cuota el 40% de este.

Así la tributación tras la reforma hará que caigamos por debajo de Alemania y Francia y es posible que de Italia.Por lo tanto la rebaja sustancial se ha producido ya .

Además,ya existen deducciones en cuota de entre un 30 y un 50% de las inversiones en I+D(con posibilidad de un 20% adicional en algunos casos), a pesar de lo cual seguimos muy retrasados al respecto.

De lo que no me cabe la menor duda es de la necesidad de una mayor capacitación del capital humano,a imagen y semejanza del caso irlandés.

Pero tras las traumáticas reconversiones industriales de los años 80 el inversor español “huye” del sector industrial.

Trato de reflejar que aunque las medidas impositivas beneficien la inversión empresarial,solo medidas “sectoriales”,de las que ya no están de moda,tendrian una repercusión crucial en la revitalización del tejido industrial español.Pero eso causaria un agravio comparativo con el resto de sectores que ningún gobierno está dispuesto a afrontar.

Jesus de la Torre 14 noviembre 2006 - 08:35

Tan sólo un breve comentario al artículo de desindustrilización en España, en especial del sector de componentes de automoción que es el conozco.
Efectivamente a pesar de los buenos resultados de algunas plantas españolas, el coste de mano de obra hispano portuguesa ya no es competitivo ni en la nueva Europa ni el resto del mundo.
Los constructores empiezan a trasladar sus fábricas (excepto VW que sigue creyendo en la supremacia de sus fábricas alemanas) a paises de bajo coste. En la estrategia de todos está desinvertir en Europa occidental a favor de un nuevo tejido industrial en el Este de Europa y en China.
Lamentablemente a uno de los sectores más fuertes de España le quedan los días contados: la rueda está ya en marcha y no parece que pueda haber marcha atrás.

Luis Felipe González 14 noviembre 2006 - 20:24

Nosotros (Grupo A S_1) no pensamos que España sea poco productiva porque se desindustrializa, sino más bien al contrario, porque es poco productiva, se desindustrializa. (y por más razones obviamente: el 23% de nuestra industria es de origen foráneo, producimos más caro que los paises de nuestro entorno,déficit tecnológico, industria altamente dependiente del factor trabajo cuyo coste aumenta de manera importante y no puede competir ni con China ni con los países del Este….)

Para que el Sector industrial incremente su competitividad y se evite la deslocalización de la producción, se deberían poner en marcha estrategias que tuvieran como objetivo el incremento de la productividad y la diferenciación de la producción distinta del precio.

En primer lugar, fomentar los factores que hasta el momento habían garantizado el mantenimiento del sector industrial español, combinándolas con otras nuevas: creación de economías de escala, desintegración vertical, sistemas de aprovisionamiento cercanos, formación, reducción del peso del coste laboral en el coste final.

En segundo lugar en el fomento de estrategias de diferenciación distintas de las de precio: diferenciación de productos, mayor especialización, mejoras en logística, diseño, mayor incorporación de valor añadido al producto final.

Todo ello, no será posible si no se produce una mayor atención a la Inversión en I+D+i., tanto de los entes públicos (políticas fiscales de fomento) como de los privados.

Y a tenor de las estadísticas oficiales que se publican en Europa, no parece que España se esté aplicando en este aspecto de la misma forma que otros países del entorno (1.07 % sobre el PIB en relación al 1.9% de la UE-25. Ocupando el lugar 16 de 25).

PD: Os recomendamos el siguiente artículo donde retrata con gran claridad la problemática actual del sector industrial español.

TORRENS, LLUIS; GUAL, JORDI [2005]: “El riesgo de deslocalización Industrial en España ante la Ampliación de la Unión Europea”, Papeles de Economía Española, nº103, pp. 173-183

Patxi Bonel 15 noviembre 2006 - 09:32

Desde mi personal punto de vista el problema que tenemos en este país desde ya unos cuantos años es que no tenemos muy claro qué queremos ser de mayores.

Las economías nacionales se están especializando y están buscando su ventaja competitiva, y en España hemos estado viviendo de las rentas de una mano de obra suficientemente preparada y competitiva si la comparamos con nuestros vecinos europeos hasta la entrada de las economías de los países del Este de Europa, y del desarrollo de una industria de servicios que hemos explotado hasta el límite de su capacidad sin pensar en el día después.

Además, nuestra estructura empresarial está compuesta principalmente de pequeñas empresas que compiten con grandes gigantes sectoriales que por un lado garantizan nuestro futuro y al mismo tiempo lo limitan ya que concentran la mayor parte de las inversiones y atenciones de los diferentes organismos.

Nuestro sistema de educación tampoco se ha desarrollado suficientemente, (nadie nunca ha invertido lo necesario y si no, no hay más que ver la preparación media de los españoles en idiomas), y la universidad sigue pareciéndose demasiado a la de hace 40 años.

Tampoco tenemos un sistema financiero lo suficientemente diversificado y desarrollado para poder acometer, seleccionar y gestionar una demanda amplia de proyectos de inversión tecnológica e innovación.

Tal vez todo esto tenga que ver con una cultura mediterránea que piensa en disfrutar lo máximo posible de esta vida sin pensar en el mañana, de una clase política que carece del liderazgo necesario y que parece estar siempre demasiado dominada por presiones exteriores y poco centrada en los problemas reales del país, y en una sociedad que ha desarrollado un nivel suficientemente amplio de clases medias pero al que todavía le faltan unas cuantos generaciones de experiencia en relación a nuestros principales socios europeos.

Seguramente esto sea un proceso de largo en el que todas las fuerzas políticas y agentes sociales deberían aunar sus fuerzas…pero históricamente este es otro aspecto que a los españoles tampoco se nos da bien.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar