22
Nov

El MODELO ECONÓMICO ESPAÑOL ES DE BAJA PRODUCTIVIDAD

Escrito el 22 Noviembre 2006 por Rafael Pampillón en Unión Europea

La evolución de la economía española en los últimos años, se caracteriza por su baja productividad (inferior a la media de los 25 países de la Unión Europea, cuadro 1) y sobretodo por ser el único país de la OCDE con crecimiento negativo de la productividad (cuadro 2). En cambio, desgraciadamente, los costes laborales han ido aumentando y convergiendo con los europeos. Además, hay países como son los del Este de Europa y Asia cuyos costes laborales son muy inferiores a los españoles, lo que les otorga una clara ventaja competitiva en sectores de baja tecnología, intensivos en mano de obra y de poco valor añadido. De ahí que la industria española tenga cada vez menos futuro y esté siendo objeto de deslocalización: sector textil en Cataluña, sector del automóvil, etc.).
g1p.JPG

g2p.JPG
El futuro de la industria española dependerá en gran medida de la capacidad de nuestras empresas para innovar e invertir en I+D, o de atraer inversión extranjera. Solamente de esta manera se podremos seguir siendo competitivos a futuro. El Factbook 2005 de la OCDE pone de manifiesto que España sigue a la cola de los países de la OCDE en I+D como % del PIB, con un 1,1% en 2.005, muy por debajo de la media de la UE que se sitúa en 2%. Este dato se reafirma cuando se compara con la “Inversión en conocimiento”, que aúna los gastos en I+D, educación universitaria y nuevas tecnologías. En la actualidad, este porcentaje en España está en el 2.5%, muy lejos de países industriales como Francia (4,6%), Alemania (4,8%), Corea (5,4%), ó EE.UU (6,4%).

Comentarios

Max Strauss 22 Noviembre 2006 - 18:53

De hecho, en España la Universidad cumple únicamente con su función de impartir enseñanza, pero descuida muchísimo su otro fin; la investigación.

Mientras no se actúe en este sentido no podremos avanzar. No sólo es culpa de la estructura presupuestaria, el origen de los males está también en la propia sociedad. Veamos: En España hacer el doctorado es algo reservado a los que quieren seguir el camino de la enseñanza universitaria, en la sociedad el doctorado es algo muy poco reconocido. En Alemania, si terminas un doctorado, cambia tu nombre y tu reconocimiento social; pasas a ser el Sr. Dr. (cambia hasta el pasaporte). Si obsevamos los consejos de administración de cualquier empresa alemana grande, la mitad de el estará formado por doctores.

¿donde habrá pues más doctorantes y, por lo tanto, más investigación?

Patxi Bonel 23 Noviembre 2006 - 18:31

¿La falta de productividad de la economía española es la causa o la consecuencia de nuestra pérdida de competitividad?

Una persona por la que siento una gran admiración me explicó la diferencia entre ser listo e inteligente … mi sensación es que tenemos mucho de uno y poco de ambos.

Marcio Viegas 23 Noviembre 2006 - 22:09

Querido profesor: muy interesante el post y el artigo en El Mundo.

Estamos todos de acuerdo que el déficit comercial de España preocupa, igual que la baja productividad. Pero dificilmente España podría ser competitiva en el contexto industrial global actual, excepto en nichos. Tampoco mejoraría su productividad invirtiendo en industria, en una ‘base industrial fuerte’ (¿industria pesada?). Si invierte en I+D, si.

Creo que la ‘Margarita’ contestaría ‘si’ a la pregunta final del articulo publicado en El Mundo, cuando permitió que la industria manufacturera británica empezara a morir. Si hoy dia es posible vivir de servicios. Inglaterra puede ser un ejemplo de economía cada vez mas enfocada en servicios que tiene éxito bastante más estable que Browniano. El ingeniero (!) Porter confirma el camino en su análisis de la competitividad de la economía británica (www.dti.gov.uk/files/file14771.pdf).

La globalización permite la especialización de algunos países en sus ventajas. Irlanda, por ejemplo, crece sin tener una “base industrial amplia y robusta”, excepto en tecnología. Permite también dejar la producción de azúcar a los brasileños (no con remolacha belga), o construcción de barcos a los coreanos. La desindustrialización de Europa Occidental es un hecho. Hay que cuidar de la transición. Asimismo me parece una oportunidad para que España empiece a exportar servicios (o know how+royalties, por lo menos), como la banca, los hoteles, y las constructoras ya lo hacen bien.

Madrid, por ejemplo, tiene todo para ser el eslabón financiero entre Latinoamérica y Europa, competiendo en parte con Wall Street y la City. O ‘el’ centro financiero de Latinoamérica, como los de Miami se creen. Pero que no se lo diga eso en la Avenida Paulista.

Camilo Calzas 23 Noviembre 2006 - 22:42

Durante los últimos ocho años he trabajado en centros europeos de investigación fundamental. Allí he tenido la oportunidad de conocer a una multitud de doctorandos, post-doc, investigadores, profesores universitarios y científicos españoles y del resto de la UE.
Los jóvenes españoles, en particular, compaginaban sus tesis doctorales con estudios avanzados de cómo sobrevivir en un país extranjero con una beca de 600 euros. Los organismos oficiales españoles les enviaban sin seguro médico; únicamente con un seguro de accidentes. Ni hablar de cotizaciones a la seguridad social o pensiones.
Los que eran menos jóvenes y tenían su título de doctores realizaban post-docs para seguir enganchados a sus universidades de origen. Algunos tenían becas de fondos europeos para seguir tirando. Y todo esto a edades de 35 y 40 años.
Los que aguantaban esta carrera de fondo (pero sin fondos) podían aspirar al paraíso: que les sacaran “su plaza” y así convertirse en ilustres funcionarios e iniciar un proceso de venganza contra el sistema adoptando una actitud muy funcionarial.
Todo esto para mostrar cómo trata el Estado español a sus científicos, el mismo gobierno que predica la inversión en I+D como apuesta de futuro.
Pues bien, mi opinión es que no se consiguen crear centros de excelencia a golpe de talonario o de presupuesto general. La investigación es un bien preciado y precioso que tarda en construirse mucho tiempo, mucho más que las vías del AVE.
Cuando a veces oigo comentarios de carácter pseudo patriótico que dicen que la tecnología en España no tiene nada que envidiar a Francia o Alemania se me ponen los pelos de punta. Ya quisiera ser nuestro CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) la décima parte del CNRS o del CEA franceses o del Max Planck Institute alemán. España ha crecido rápidamente como los suflés pero como todos sabemos con un poco de presión bajan.
En mi opinión, la investigación en España no pasa por aumentar puntualmente un presupuesto que no se sabe muy bien a dónde ni cómo destinar. Pasa por una educación primaria de calidad dónde el profesorado no sea víctima de alumnos y padres, por unas universidades abiertas y no endogámicas que no sean auténticos estados feudales, pasa por una colaboración estrecha entre industria y universidad, y pasa por la dedicación de muchos recursos materiales y humanos y todo ello cocinado a fuego muy lento; pero como todos sabemos los políticos prefieren el wok.

Angélica 23 Noviembre 2006 - 23:19

Totalmente de acuerdo contigo, Camilo. Soy bióloga, especializada en biología molecular y bioquímica. Estudié en Madrid, en la Autónoma, que cuenta con uno de los centros de investigación (CBM Severo Ochoa)más punteros de Europa en la especialidad.

Eso, visto sobre el papel es muy impresionante, pero pasearse por las instalaciones es otra cosa. No hay dinero, no hay material, se trabaja con lo justito, con becarios mal pagados, con contratos de algunos años (los que tienen suerte) renovables o no. Y esos son los que tienen suerte, los departamentos más pobretones, zoología, botánica, paleontología… no hay palabras para definir la precariedad en que se encuentran.

De mis compañeros de promoción, una conduce un taxi, otras hacen estadísticas para estudios de mercado, otros trabajan en medio ambiente (que no tiene nada que ver, pero da de comer), en consultoras, hacen un MBA… ¿Pero en investigación? Muy poquitos y en malas condiciones. O eso o se van fuera, a Estados Unidos, a Francia, a Inglaterra, a Alemania. A sitios donde se reconoce y, a veces, se admira, la figura del investigador.

Pero hasta que los que deciden los presupuestos del Estado no se den cuenta de que la I+D básica, la que se hace en las universidades, la búsqueda del conocimiento por sí mismo, son uno de los capitales básicos de un país, no hay mucho que hacer. Seguiremos perdiendo competitividad y conocimientos.

Rafael Mompó 25 Noviembre 2006 - 20:18

Camilo, hs estado muy inspirado con tu ‘post’.

Angélica,no estoy muy de acuerdo contigo. Precisamente lo que está desequilibrada en la univesidad es la investigación básica respecto a la investigación orientada a que las empresas mejoren sus capacidaes de I+D+i. ¡Hay muchísima más investigación básica!

El objetivo en la universidad es publicar en ciertas revistas internacionales (no todas valen), ¡ y no la transferencia de tecnología o la cooperación con la industria! ¿Acaso un investigador en la universidad puede ocuparse de otra cosa que no sea fabricar publicaciones? Eso es lo que te permite conseguir “la plaza” y, por eso, la gran mayoría se dedica sobretodo a ello.

¿Propones que los presupestos del Estado se dediquen a financiar el ego endogámico de los que trabajan en la universidad? ¿Por qué no mejor plantear que los investigadores universitarios consigan atraer inversiones de las empresas? Si las empresas no invierten en una investigación difícilmente se justifica que lo haga el Estado, salvo en muy contadas ocasiones.

Si los investigadores en la universidad viven mal es porque aceptan ‘vivir de la caridad’. Hay que ser autocríticos y aceptar que no se está aportando a la sociedad lo que necesita, que es salir del hoyo del que habla Rafael Pampillón.

Perdona que sea así de asertivo, pero al final la mayoría tan sólo tiene un objetivo: “la plaza” o “el sexenio”. No intentemos vestirlo con lecciones de ética profesional.

¡HACEN FALTA DOCTORES EN LAS EMPRESAS! … y no en las universidades. Ese es el camino.

Por cierto Max, tienes razón. Yo no pongo Dr. en mi firma porque, en general, me cierra puertas. Eso es un problema cultural de las empresas españolas; los funcionarios se agarran a ‘su plaza’ pero los directivos de las empresas también se suelen agarrar a ‘su poltrona’. En general les importa un pimiento el talento; el pelotazo está más valorado.

Pero creo que todo esto acabará cambiando. La sociedad ya se está empezando a dar cuenta que le están tomando el pelo.

Angélica 26 Noviembre 2006 - 11:05

Claro que tiene que haber más investigación aplicada de la que hay ahora. Y estoy a favor de que haya más acuerdos universidad-empresa. Vengo de Francia, de trabajar en un laboratorio de análisis agroalimentarios, y muchas de nuestras subcontratas de análisis “raritos” (isoflavonas, algas, bacterias raras en el agua, por poner algún ejemplo) pasaban por los laboratorios de investigación universitarios, que de hecho, tienen un baremo para facturar a la empresa privada ese tipo de prestación. En Bélgica, el laboratorio de dioxinas de una de las universidades de Bruselas financia casi toda la facultad de químicas. En España, la Autónoma de Barcelona hace análisis de micotoxinas para particulares y empresas, y estoy segura de que los cobran.

Nunca he estado en contra de este tipo de iniciativa.

También es verdad que la investigación privada, orientada a la aplicación, y a sacar un beneficio económico, se basa en la investigación básica. Si nadie estudia las propiedades de los materiales, ¿cómo haces para desarrollar un nuevo semiconductor para la industria de la electrónica? Y si nadie se preocupa por determinar los mecanismos de transmisión de mensajes intercelulares, ¿cómo se encuentran fármacos que actúen sobre esos mecanismos?

Para mí la universidad pública, y por lo tanto el Estado, tiene la responsabilidad de investigar por el saber, puro y duro, y publicar en revistas especializadas. Y es el papel de la empresa coger esas publicaciones y desarrollar productos de los que sacar partido.

Si toda la investigación se orienta al beneficio, nos quedaremos sin paleontólogos, sin filósofos, sin zoólogos, sin historiadores. Además, la investigación básica es cara, larga, y muchas veces sin aplicación práctica. Tampoco me parece bien pedir a la inversión privada que financie años y años de investigaciones que quizá no lleven a ningún sitio.

Pero ¿de quién es la culpa de que no haya más investigación privada en España? ¿De las empresas? ¿Del estado? ¿Por qué no se invierte más en crear laboratorios y departamentos de investigación? Los incentivos fiscales para la I+D no parecen motivar mucho, o no lo suficiente. La falta de parques tecnológicos como pueda ser biovalley (ver http://www.biovalley.com) entre Alemania, Suiza y Francia. La legislación laboral. No lo se, pero desde luego el estado no parece muy preocupado por el tema. Que los países en que más investigación privada se hace sean también el los que más se invierte en investigación pública debe de tener algo que ver.

Dices, Rafael, que la universidad es muy endogámica, y eso es muy cierto. Existen leyes para evitar ese tipo de cosa, pero es verdad que los miembros del claustro se las pasan por donde les apetece. He sido miembro del consejo de facultad un par de años y he visto abusos de todos los colores. Y debería de haber más control. Tampoco estaría mal que una parte de los profesores fueran contratados, en vez de ser funcionarios, o que se pudiera despedir a quien no cumpliera con las expectativas, o a quien no hiciera bien su trabajo. Lamentablemente, es cierto que hay mucho politiqueo y mucho tráfico de influencias en los pasillos de los departamentos. Pero también que hay gente muy comprometida con su trabajo que carece de medios para llevarlo a cabo.

También dices que es “una fábrica de publicaciones”, y es verdad, pero ese es el fin de la investigación pública, ¿no? Al fin y al cabo la pagamos entre todos, y están obligados a rendir cuentas de lo que hacen.

En cuanto a la financiación privada de investigación pública… Ha habido de siempre una tremenda falta de confianza por parte del sector privado en la investigación pública, y con razón. Por un lado por el tema de los politiqueos de pasillo, y por otro por la falta de confidencialidad. Pero es de esperar que esto mejore. Cada vez se ven más ofertas de proyectos y becas privados en los pasillos de las facultades.

En todo caso, espero que España se ponga las pilas en cuanto a investigación, porque si en algo estamos todos de acuerdo es en que hay que invertir en Investigación y Desarrollo si queremos que España salga del hoyo.

Alberto Sánchez Magdaleno 26 Noviembre 2006 - 20:27

Sin dudar de todos los argumentos que señalan el atraso de la industria en España, creo que también habría que tener en cuenta un factor social en esta ecuación. Yo trabajo en una empresa que se dedica al desarrollo de software empresarial de última generación, algo muy difícil de encontrar en el panorama español, y pese a la calidad demostrada de los productos que desarrollamos, siempre tenemos una dificultad añadida a la hora de venderlos a las empresas. Da la sensación de que la tecnología, cuando se desarrolla dentro de nuestras fronteras no inspira la misma confianza que cuando ha sido realizada en un pueblo perdido de Alabama. No estaría de más que aprendieramos un poco del chauvinismo francés para al menos dar la misma credibilidad a los productos españoles que le damos a los productos del exterior.

Rafael Pampillón Olmedo 27 Noviembre 2006 - 11:13

Parece que estamos de acuerdo en que el futuro desarrollo económico y la mejora de productividad de España están íntimamente ligado a su desarrollo tecnológico. Ello se debe a que la tecnología permite mejorar la productividad de las empresas a través de nuevos procesos, productos y servicios. La tecnología es, por tanto, un factor importante de crecimiento económico. Por este motivo, los países avanzados, y también los menos desarrollados, otorgan a la política científica y técnica un papel fundamental en su estrategia de desarrollo.

El gasto español en I+D, es del 1,1% del PIB, cuando el esfuerzo medio de los países de la OCDE se sitúa en el 2,5%. España sufre todavía, por tanto, un importante retraso tecnológico en comparación con los demás países de su entorno. Ciertamente en los dos últimos años se ha producido, en España, un aumento significativo de los gastos dedicados a I+D, pero hay que seguir mejorando las políticas en áreas relacionadas con las nuevas tecnologías, ya que buena parte de nuestros problemas actuales se deben a haber postergado las políticas necesarias. La política tecnológica debe consensuarse con las empresas y centros públicos de investigación y, en todo caso, el Sistema Científico Tecnológico español público debe estar más conectado con la industria. Las empresas españolas deben vincularse más a los programas públicos, a los centros de investigación y a las oficinas de transferencia de resultados de la investigación.

La excesiva importancia que en España tienen los entes públicos de investigación, y su desconexión con la iniciativa privada, impide que la investigación básica se transforme en innovaciones de carácter productivo. Los grandes países productores de innovaciones tecnológicas, como Estados Unidos, Alemania, Finlandia y Japón tienen un sector empresarial muy competitivo, con las consiguientes repercusiones positivas en sus crecimientos económicos. En estos países son las empresas las principales protagonistas de la innovación tecnológica. En este sentido y para el caso de España las actividades de I+D deberían dirigirse en mayor medida hacia las necesidades empresariales. Para ello es preciso que la sociedad española, el mundo empresarial y las administraciones públicas asuman el desarrollo de las tecnologías, así como de la investigación y la innovación. Con ello se logrará la mejora de la competitividad de nuestro tejido empresarial.

pepe 25 Diciembre 2006 - 15:37

Vivo y trabajo en Alemania como científico, aquí la separación artificial que haceis entre ciencia básica y aplicaciones tecnologicas no existe de esa manera. Es decir, muchas veces la tecnología no se habría inventado sin la motivación científica que había detrás. Hay innumerables ejemplos, la tecnología moderna del telefono móvil, por ejemplo, no proviene de los ingenieros, sino de los astrónomos que estaban investigando la actividad solar y tuvieron que disenar un sistema con alta ganancia y bajo ruido para transmision por satelite en un ambiente de alta intereferencia, la solucion al problema la lograron ellos. Otro ejemplo, la transmision de los coches modernos, estaba inventado por los fisicos desde hace tiempo para simular el movimiento planetario con engranajes. Otro más, la versión moderna de desalinizacion del agua del mar mediante separacion por columnas, procede de químicos básicos. El espectrometro de masas, de físicos y biólogos que tenian que medir cantidades muy reducidas de material, el mismo lenguaje de INTERNET un invneto de los cientificos básicos del CERN…

entre otras cosas los Estados Unidos meten mucho dinero en investigación básica, porque saben que es barata, comparada con los grandes proyectos, y tecnologicamente rinde mucho más. Es decir cuando el grupo de ciencia básica es de cierta calidad y lo que hace está en la vanguardia cientifica tendra que inventar en la mayoria de los casos nueva tecnologia para contestar a las preguntas que de otra forma seria imposible hacer. La demanda del mercado no puede demandar algo que no existe en sus mentes, es una ilusión pensar que las empresas privadas se van a encargar de inventar tecnologia y los cientificos basicos no, lo que sucede es al reves, las empresas terminaran comercializando lo que los cientificos basicos han generado como producto secundario en la busqueda de la respuesta a sus preguntas. De ahi la importancia de tener grupos de investigacion de excelencia en un pais, y no funcionarios con titulo de cientifico adicto a los presupuestos publicos que justifica con investigaciones mediocres, la mayoria por otra parte de los que hay en espana.

Rafael Pampillón Olmedo 26 Diciembre 2006 - 17:03

Es evidente que, en los últimos años, ha habido un aumento significativo de los gastos dedicados a I+D en España pero con resultados que señalan cierta ineficiencia en su utilización. Una prueba de esta ineficiencia son las elevadas importaciones de tecnología que necesita realizar el sector empresarial, y los saldos negativos en la balanza de pagos en los conceptos de asistencia técnica, royalties y de bienes de equipo. ¿Qué falla? Quizá, tal como dices, en España el I+D esté demasiado concentrado en los entes públicos de investigación, que, desgraciadamente, están desconectados de la iniciativa privada. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas, por ejemplo, es una institución que realiza una investigación básica o precompetitiva que en muchos casos no resulta útil a las empresas; está, por tanto, alejada de los objetivos que tiene que alcanzar ese servicio público. Se olvida que la mayor parte de su investigación sólo tiene sentido en la medida en que se dirija a proporcionar al aparato productivo de la tecnología que necesita, favoreciendo, especialmente, la innovación en la pequeña y mediana empresa española. Los organismos públicos de investigación deben fijarse como objetivo contribuir al desarrollo económico del país y ser centros de excelencia investigadora conectados a las necesidades del sector privado, capaces, por tanto, de preguntarse y de dar respuesta a las necesidades del mercado. No hay que olvidar que el objetivo de la política científica y tecnológica es el crecimiento económico del país.

Es cierto lo que dices en los grandes países productores de innovaciones tecnológicas, como Estados Unidos, Alemania y Japón tienen un sector empresarial muy competitivo que no distingue entre investigación básica y aplicada con las consiguientes repercusiones positivas en sus crecimientos económicos y sus balanzas de pagos de alta tecnología. En estos países son las empresas las principales protagonistas de la innovación tecnológica pero lo consiguen desde la investigación básica. Ese es el punto.

David 11 Marzo 2010 - 08:00

David de la O en su blog http://www.mentemillonaria.es resuelve el problema de la baja productividad.

Según él, es falta de liderazgo lo que nos ocurre en España.

http://www.mentemillonaria.es/en-mi-opinion/articulos-de-opinion/¿liderazgo-o-administracion/comment-page-1/#comment-711

Esa es la entrada en la que David de la O resuelve el problema de la baja productividad.

Un saludo.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar