7
Nov

Hace medio lustro, el 1 de mayo de 2004, 10 nuevos países entraron en la Unión Europea, lo que supuso un cambio drástico en la estructura económica de Europa. Se creó un mercado de más de 450 millones de habitantes, un aumento de las relaciones comerciales, dentro de Europa, y un entorno más competitivo. Desde que España entró en la UE, en 1986, hemos recibido cuantiosos fondos estructurales de los países ricos (sobre todo de Alemania y Francia), a cambio nosotros nos convertimos en un importante cliente (compradores) de esos países. Sin embargo la entrada de los 10 nuevos socios no ha generado un aumento sensible del comercio bilateral de España con estos países y es muy posible que haya afectado negativamente a las exportaciones de España al resto de países europeos al ser sustituidas por las de los 10 nuevos países. La posición geográfica de España es muy periférica lo que ha supuesto una desventaja para nuestras relaciones comerciales dentro de la UE, en comparación con países como Alemania, Austria, Francia, Reino Unido o Italia que sí han sabido aprovechar la ampliación. Nosotros estamos pagando la ampliación, en términos de menores fondos europeos. También pagaremos la ampliación del año que viene de Bulgaria y Rumania. Después de la ampliación de 2004 la mayoría de las regiones españolas han dejado de ser Objetivo 1 (aquellas con una renta per cápita menor o igual al 75% de la media comunitaria) y dejarán, por tanto, de percibir fondos estructurales (FEOGA Orientación, FEDER y Fondo Social Europeo) sólo quedarán Andalucía, Extremadura y Galicia, ¿Es esto una amenaza para las regiones españolas que dejarán de percibir fondos? ¿Se convertirán los 12 nuevos países en clientes de España?

El futuro de España en esta Unión Europea ampliada depende de nuestra mejora tecnológica que nos permita aumentar la cuantía y sofisticación de nuestras exportaciones y la capacidad de llevar a cabo inversiones directas en los países candidatos a través del establecimiento de filiales de capital español o realizar joint ventures en esos países. Los 12 países (si incluimos a Bulgaria y a Rumanía) están siendo objetivo claro de la inversión directa extranjera, ya que gozan de menores costes laborales, mano de obra cualificada, y posición geográfica central, junto al eje nórdico Alemania-Norte de Italia. España aunque se diferencia de esos países por tener mejores infraestructuras de transporte y comunicación y mayores dotaciones de capital humano y tecnológico puede sufrir del mal de la “delocalización”.

Una de las ventajas, de este nuevo mercado, desde el punto de vista del consumidor español, será la caída de los precios derivada del incremento de la competencia. Es importante valorar, al hacer este tipo de análisis, que la economía no es un juego de suma cero. Por tanto, si los países de la Europa del Este siguen creciendo y consiguen mayores cotas de riqueza, esto podrá beneficiar también a España en el largo plazo porque nos comprarán. Por ello, la ampliación no debe ser entendida desde España solo como una amenaza sino también como un reto. Reto que implica que nuestro país debe desarrollar sectores de alta y media tecnología y, como consecuencia, realizar un esfuerzo aún mayor en inversiones en I+D para así ser más competitivo.

A corto plazo, nuestra economía sí puede verse perjudicada negativamente por la ampliación. Hay que considerar que las empresas manufactureras de los 12 nuevos Estados presentan una gran similitud con las españolas en cuanto a formación, flexibilidad, costes…etc. Pero, frente a los posibles efectos negativos que sobre la economía española puede tener la ampliación, el resultado final (positivo o negativo) va a depender de lo que seamos capaces de hacer y más concretamente de nuestra capacidad para aumentar nuestro nivel tecnológico. En todo caso la ampliación, tanto la de 2004 como la de 2007, es un nuevo proceso de internacionalización de nuestra economía ¿Están aprovechado las empresas españolas las oportunidades que brinda esta ampliación? ¿Han hecho las empresas españolas los cambios necesarios para competir? ¿La entrada de Bulgaria y Rumania supondrá mayor entrada de inmigrantes procedentes de esos países? ¿Les vamos a vender bienes y servicios?

Comentarios

unliberal 7 Noviembre 2006 - 11:12

Bueno como usted señala a medida que esos países se enriquezcan podemos beneficiarnos indirectamente de una mayor riqueza europea, también de una mayor euro-calma que viendo lo pasado el siglo anterior no es cuestión menor.

Desde puntos de vista mas tangibles:

– La entrada de los países del Este en general nos permite beneficiarnos de mano de obra formada (especialmente industrial) a precios baratos, lo que ayuda a las empresas españolas.

– A medio y largo plazo los millonarios del Este (como los rusos y otros) querrán tener su casita en Mallorca, Valencia, Andalucía o al menos vendrán a pasar sus vacaciones de vez en cuando aqui. Somos la Florida de Europa.

– No se como está el comercio, pero si nos venden y claramente España compra mucho fuera, probablemente nos estarán vendiendo bienes industriales a precios baratos y eso alguna ventaja ha de tener, incluso puede ayudar a moderar nuestra inflación, a veces me pregunto el impacto que habrá tenido en el descenso de la inflación europea en la ultima década esa costumbre de los chinos de vendernos tan barato cosas para la casa así como el empeño en mantener su moneda baja, y aún hay quienes protestan…..

– Es posible que nos compren fruta, hortalizas (allí hace mucho frío) jamón y vino bueno, incluso hasta moda gallega.

Ana 7 Noviembre 2006 - 12:29

Quería señalar, de cara a la clase de esta tarde, que durante el año 2005, la tasa de desempleo de larga duración (personas en paro desde hace un año o más)se ha situado en un promedio del 4,1% sobre la población activa en el conjunto de los países de la UE-25. El mayor problema se plantea en dos de los nuevos miembros de la Unión Europea que alcanzan cifras de dos dígitos: Eslovaquia con un 11,7% y Polonia con un 10,2%. Alemania ocupa el tercer lugar con una tasa de desempleo de larga duración del 5,9%, seguida de cerca por Grecia con un 5,1%. Bélgica, la República Checa, Estonia y Lituania superan levemente la media, mientras que Letonia se sitúa justo en el promedio del 4,1%. Italia tiene un paro de larga duración del 3,9%, Francia del 3,8% y Portugal del 3,7%. Malta, Hungría y Eslovenia se sitúan más cerca del 3%. España registra, junto con Finlandia, una cifra del 2,2%, prácticamente la mitad de la media europea. Los restantes países cuentan con tasas entre el 2% y el 1%, siendo Suecia (1,2%) y el Reino Unido (1,0%) las dos naciones con la menor incidencia del paro de larga duración. EL PARO DE LARGA DURACIÓN EN ESPAÑA SE SITÚA MUY POR DEBAJO DE LA MEDIA EUROPEA (2,2%)

Rafael Pampillón Olmedo 7 Noviembre 2006 - 12:46

Quisiera contestar a unliberal señalando que efectivamente la Unión Europea es el destino más importante para las exportaciones de sus países miembros, pero especialmente para los países del este. Ello se debe, sobre todo, a la creación del mercado único, que ha eliminado los aranceles y otras barreras comerciales no arancelarias, pero también han influido positivamente otros factores como la cercanía geográfica y la mejora de las redes de transporte. Pero lo más sorprendente es que entre los países que más exportan a la UE figuran algunos de los miembros de nueva adhesión con porcentajes por encima del 80%.

Con datos del año 2004, el primer lugar lo ocupa Luxemburgo con un 90,1% de sus exportaciones hacia otras naciones de la Unión. La República Checa y Eslovaquia van a continuación con un 86,0% y un 85,1%, respectivamente. Estonia alcanza un 80,3%, mientras que Portugal, los Países Bajos, Hungría y Polonia superan el 79%. Letonia registra un 77,3% y Bélgica un 76,8%. Por lo que respecta a España, cabe señalar que casi tres cuartas partes de sus exportaciones –en concreto, un 73,9%- tienen como destino a la Unión Europea. Austria se sitúa en un 71,6% y Dinamarca en un 70,4%. Lituania y Eslovenia comparten cifras en torno al 66%, mientras que Francia alcanza un 65,4%. Alemania exporta un 63,7% a los países de la Unión y cuenta con un gran socio comercial al otro lado del Atlántico: los Estados Unidos, que absorben en torno a un 9% de sus exportaciones. Irlanda se queda en un 62,7% e Italia en 60%. Las cifras más bajas corresponden a Suecia (58,7%), Reino Unido (58,4%), Finlandia (57,9%) y Grecia (54,8%).

Jorge D. Lleyda Abós 7 Noviembre 2006 - 15:22

Estoy completamente de acuerdo: España no debe afrontar la incorporación de estos países como una amenaza sino como una oportunidad.

En mi opinión, la clave se encuentra en la productividad laboral. Si España es capaz de mantener unas tasas razonables de productividad, entonces será menos probable que se dé una deslocalización de empresas hacia estos países en busca de mano de obra barata, ya que a largo plazo los costes laborales de estos países se aproximarán a los de países como España y otros similares. Por ello, lo que se trata es de aprovechar el crecimiemnto económico de estos últimos años para esforzarse en invertir en I+D+i y en Formación y Educación, donde el fracaso escolar español es cada vez mayor y, además, tenemos uno de los mercados laborales más rígidos de Europa.

Como bien dijo Wiston Churchill (Primer Ministro del Reino Unido: 1940 – 1945 y 1951 – 1955):
“No hay nada más inútil que una decisión a medias”.

Abel Matutes 7 Noviembre 2006 - 15:30

La entrada en la UE de estos nuevos socios para España supone un reto y una oportunidad. Un reto porque últimamente ciertas regiones de nuestro país se habían acostumbrado a depender demasiado de las inversiones europeas, dejando de lado la preocupación por crecer por “meritos propios” (incremento de la productividad,…). España ha aprovechado estos años de ayudas para mejorar sus infraestructuras y ponerlas a primer nivel europeo, ahora nos toca responer logrando incrementar nuestra productividad por méritos propios.

Estamos ante un momento crucial, en el cuál podemos pegar un salto tecnológico similar al que dimos tras la entrada de la democracia, donde los altos costes salariales nos obligaron a tecnificarnos y dejar las manufacturas intensivas en mano de obra para paises más baratos (Grecia y Portugal). Ahora debemos dar otro salto, incrementar la productividad, e instalarnos definitivamente en el vagón de cabeza de la UE, si no hacemos esto a tiempo, el mercado nos obligará a corregir via depresión económica e incremento del desempleo. De las ayudas que las autoridades den a las empresas a la hora de invertir en I+D+i depende nuestro éxito en tan crucial momento.

Mark Madison Walker 7 Noviembre 2006 - 15:47

La Biblia nos dice “amarás al prójimo como a ti mismo” ¿Entonces por qué había tantos españoles preocupados en 2004 cuando 10 de sus vecinos se unieron a la UE?

Estoy de acuerdo con que la ampliación de la UE en 2004 trajo amenazas a corto plazo para la economía española. Cuatro cosas importantes para mí:

1. Menos dinero desde Bruselas con destino a España. En los próximos cinco anos (de 2007 a 2011), Bruselas reducirá sus transferencias a España por un importe aproximado de €5 mil millones (fuente: http://www.realinstitutoelcano.org/analisis/921.asp). Esta reducción en el envío de fondos, claramente, lastimará el desarrollo económico de España.

2. ¿Reducción en las exportaciones? Ya se puede ver una tendencia clara por parte de Alemania a aumentar las importaciones que provienen de sus cercanos vecinos del Este. Esto significa que las exportaciones españolas a Alemania podrían estar amenazadas. Pero las buenas noticias son que España, a su vez, también se puede beneficiar del acuerdo de libre comercio con los nuevos miembros de la UE; y de hecho así lo esta haciendo, con un aumento del 4% en exportaciones a estos países. (fuente: OCDE: International Trade by Commodities Statistics). Por tanto, cuanto mayor sea el crecimiento económico de los países del Este y mayor el consumo de sus ciudadanos, mayor será el mercado potencial para colocar bienes y servicios españoles. Estas exportaciones estarán supeditadas a la capacidad de España para aumentar su nivel tecnológico.

3. Relocalización industrial. En este nuevo panorama, algunas multinacionales extranjeras van a tener tentaciones de llevarse sus centros de producción a países de Europa del Este donde podrán disfrutar de bajos costes salariales y atractivos tipos de gravamen. Sin embrago, aunque estos países ofrecen bajos salarios no todos tienen buenos índices de competitividad. “The World Economic Forum competitiveness index” http://www.weforum.org/pdf/Global_Competitiveness_Reports/gcr2006_rankings.xls dice que mientras que la República Checa, Estonia, Latvia mejoran su competitividad, Polonia, Lituania, Hungría y Eslovenia la reducen. Quizá España debería estar más preocupada por Singapur o a Taiwán, que por Europa del Este.

4. Flujos migratorios crecientes. El total de inmigrantes procedentes de los diez nuevos miembros de la UE llega ya al 1.15% de la población española (fuente: “Anuario de Migraciones”. Ministerio de Asuntos Sociales). Más allá de los estereotipos de que los inmigrantes de Europa del este son peligrosos porque hacen que aumente la delincuencia en España y destruyen el patrimonio español, son peligrosos y los españoles les tienen miedo porque pueden robar su puestos de trabajo. Sin embargo, antes de que ocurriera la ampliación, sólo el 33% de los españoles temían que la ampliación pudiese aumentar el desempleo (fuente: http://ec.europa.eu/public_opinion/flash/fl140_en.pdf). Sí, puede que sea verdad y en el corto plazo aumente el desempleo, pero a largo plazo, una mayor movilidad de trabajo mejorara la eficacia de toda la economía.

¿Cómo de enfadados están los españoles? A pesar de todas las preocupaciones, el 63% de españoles votaron a favor de estos países en 2005. http://ec.europa.eu/public_opinion/flash/fl_168_es.pdf

Antonio Carreras 8 Noviembre 2006 - 14:21

La entrada de los 12 países del Este a la Unión Europea, no necesariamente va a ser un juego de ganar-ganar para la mayoría los actores. España tiene un tejido industrial que está enfocado a actividades de valor tecnológico medio. La industria automotriz en España fabrica y ensambla coches de gama media y muchos componentes de escaso valor. Las grandes empresas automovilísticas están abriendo sus nuevas y modernas factorías en el Este de Europa, y cerrando las fábricas de Europa Occidental. Esta situación se repite en muchas otras industrias desde el textil a la industria mecánica y de bienes de equipo. Los países del este de Europa tienen unos costes laborales más bajos y una fuerza laboral muy cualificada, que unido a la estabilidad política, la seguridad legal y el mejor entorno macroeconómico que favorece la integración en la UE se generan unas mayores oportunidades para las empresas para deslocalizar su producción.
Desarrollar un nuevo modelo de crecimiento orientado al I+D, es difícil de conseguir si previamente no existe un entorno social y empresarial que tenga una menor aversión al riesgo y una vocación a desarrollar proyectos a largo plazo donde el retorno de las inversiones se produzca en periodos más largos (sector tecnológico, ingeniería, biotecnológico…).
En mi opinión las grandes empresas están en una posición muy favorable para aprovechar estas oportunidades, pero para muchas Pymes españolas la situación es totalmente diferente.

unliberal 10 Noviembre 2006 - 17:22

Muy interesantes las reflexiones y datos que aporta Mark ahora en cuanto a lo de la biblia:

a) puedes amarlo y estar preocupado por lo que te pueda hacer

b) dudo que la mayoría de los españoles lean la biblia, aclaro que yo no lo he hecho.

c) aunque la lean y sepan lo que pone aún dudo más de que le hagan caso, en algunos temas está desactualizada.

En cuanto a la interesante contradicción que señala sobre lo que manifiestan los españoles en las encuestas a priori y a posteriori “El demonio está en los detalles”. Los españoles también dicen estar contra el hambre en el mundo y a favor del desarrollo de los países pobres, eso si de abrirnos al comercio con estos países o dejar de bloquear su producción agricola no subvencionando la nuestra, de esto ni hablar claro.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar