21
Oct

Como indicaba en este blog en la entrada “Mario Monti: Doctor Honoris Causa” del 16 de octubre, este lunes, la Universidad San Pablo-Ceu inviste doctor honoris causa a Mario Monti ¿Que puedo añadir a lo escrito en esa entrada? Pues que Mario Monti es sin duda alguna uno de los artífices de la política de competencia en Europa. En sus años de Comisario de la Competencia hizo una serie de reformas centradas principalmente en la noción de descentralización y en la llamada modernización de la ley de defensa de la competencia. Gracias a él los acuerdos restrictivos de la competencia y los abusos de las posiciones dominantes en Europa ya no son básicamente juzgados sólo por la Comisión, sino también a través de la red de los tribunales de competencia europea y los tribunales de justicia de cada uno de los países. Lo cual da mucho más poder a las autoridades nacionales de la competencia. Como explico en un artículo publicado hoy sábado por el diario EXPANSIÓN (página 54) en sus años de Comisario europeo de la Competencia Mario Monti defendió que los tribunales de defensa de la competencia nacionales deben ser independiente del gobierno de turno.

Esta política descentralizadora no se puede confundir con una re-nacionalización de la política de competencia de la UE, por el contrario, es una extensión de la aplicación de la ley comunitaria de la competencia realizada de una manera más descentralizada a través de entidades nacionales. Monti creía que la competencia no debía ser solo una competencia (valga la redundancia) de Bruselas sino también de los estados nacionales incluidos los Tribunales ordinarios. Desde hace años los Tribunales nacionales, junto con los Tribunales de la Competencia, pueden juzgar sobre la conveniencia o no de prácticas restrictivas como son las ayudas estatales a un sector o empresa. Europa está muy necesitada de competencia y de Marios Monti que la defiendan. ¿Es independiente el Tribunal de la Competencia español del Gobierno de España?

Comentarios

Fernando Martín Barón 21 octubre 2006 - 23:26

Desde luego, por las actuaciones que está teniendo últimamente el Tribunal de la Competencia español en referencia a las famosas OPAs de Gas Natural y E-on sobre Endesa, se han generado muchas y serias dudas de su imparcialidad e independencia. Mas bien parece que el Tribunal de la Competencia español sigue al pie de la letra el camino marcado por nuestro gobierno. Creo, desde mi humilde punto de vista, que es absolutamente fundamental para la economía de Europa, que estos tribunales sea de verdad totalmente independientes, de forma que las razones políticas no intevengan y sesguen el funcionamiento de la misma.

Gracias y un saludo.

Rubén López-Pulido 22 octubre 2006 - 07:47

Estimado Rafael:
yo sin embargo creo, personalmente, que nuestro Tribual de la Competencia sí goza de independencia respecto al gobierno de turno. Los mayores problemas que se le achacan son la escasez de personal y, lo que es más importante, el que sus informes no sean vinculantes, sino sólo informativos para el Gobierno. Pero coincido con usted y con el comentario anterior en que se debería aumentar su relieve. El marco legal europeo nos impulsa, ya desde el 86, a funcionar en un régimen de competencia si bien es cierto que no siempre se ha cumplido.
Gracis y un saludo

Jorge Lleyda Abós 22 octubre 2006 - 22:58

En mi opinión, el Tribunal de la Competencia español intenta aparentar independencia, pero no la tiene (los vocales son nombrados por el Ejecutivo). Ante cualquier presión del Gobierno, tratan de inclinarse a favor de sus tesis salvo escándalo mayúsculo.

Confiemos entonces en que el la Comisión Europea adquiera mayores competencias en este ámbito en detrimento de los estados, de forma que se garanticen la libre competencia y, en consecuencia, al consumidor sin tener que crear “campeones” nacionales o europeos.

unliberal 23 octubre 2006 - 02:03

Pues posiblemente si tenga cierta independencia del gobierno pero quizá menos de los partidos politicos…. por ideologia y por agradecimiento a los que te ponene. No lo se, es una sensación, en España el bipartidismo impregna todo como podemos ver ultimamente ante el diferente tratamiento judicial (testigo-imputado) en función del juez que instruya la cosita borica.

En el caso de la OPA de Gas Natural sobre ENDESA sino recuerdo mal desaconsejaron la autorización, pero su dictamen lo ignoró el gobierno, supuestamente a consejo de Montilla, quien no tiene carrera universitaria, pero era Ministro de la cosa industrial aparte de otras muchas cosas……. lo cual que asi no hay quien acabe una carrera, ni entrevistas con sectarios.

En realidad el PSOE prometió en su programa que las decisiones del TDC se harian vinculantes para el gobierno, pero ahora que es gobierno como que no lo ve tan importante……. al fin y al cabo en politica “los buenos somos nosotros”.

El problema de fondo, el realmente grave es que en España ni los politicos ni la masa social a la que representan creen mucho en la competencia y sus ventajas, no hay mas que ver los comportamientos respecto a E-ON o los comentarios tan acidos sobre los chinos esa gente que nos vende tan barato…..lo que rapidamente se traduce en el entorno mediatico como competencia desleal, eh lo que hay.

Rubén López-Pulido 23 octubre 2006 - 14:37

Sin querer convertirme en paladín del TDC, debo decir disintiendo de Lleyda Abós que si bien es cierto que los consejeros los nombra el gobierno (con más o menos consenso: como casi todo en este país), los técnicos del TDC son del más alto nivel y acceden por un duro examen. Los Consejeros no siempre han validado el informe técnico. Dispuestos a quejarnos de interferencias políticas, deberíamos hacerlo del CGPJ: vergüenza para un país democrático que los partidos controlen el órgano de dirección de jueces y fiscales. Ahí nos debería doler más.
Pero lo que es más importante, aún aceptando, como apunta Lleyda Abós, que el TDC esté tan politizado, con sentido común infiero que “si lo está, es desde hace mucho”. España está en el asunto de la competencia desde el 86, y el TDC existe desde el 64. No deberíamos acordarnos de Santa Bárbara sólo cuando truena.

Rafael Pampillón Olmedo 25 octubre 2006 - 18:49

Resumiendo un poco lo que habéis dicho y también dando mi opinión a mi me parece que estamos de acuerdo sobre la importancia de la independencia del Tribunal. Esta independencia también está relacionada con su forma de financiación. En este sentido, es necesario que esta sea suficiente para poder contar con aquellos medios técnicos, económicos y de personal que le permitan agilizar los juicios, y que estos puedan ser adoptadas de forma suficientemente fundada con el fin de evitar la paralización de la actividad del tribunal. Por otro lado, el regulador debería ajustarse a los principios de economía y eficiencia en el gasto.

Tanto la teoría como la evidencia empírica parecen coincidir en que la presencia de competencia resulta importante para obtener una mayor eficiencia económica. De hecho, en aquellas situaciones en las que se ha incrementado la competencia, ha redundado en mejores servicios para los usuarios, reducciones de costes y precios más bajos. Por ello se considera que el fomento de la competencia es una prioridad. Para lograr este objetivo es deseable que el Tribunal sea independiente del Gobierno. Por ello y con el fin de potenciar la independencia del regulador sería recomendable que los miembros del Tribunal tuvieran un perfil lo más técnico posible y que sus decisiones respondieran, en la medida de lo posible, a un análisis estrictamente técnico y objetivo. Para ello deberían adoptarse las medidas habituales en este tipo de organismos, tales como la selección de consejeros entre expertos de reconocido prestigio, la renovación secuencial de sus miembros, desajustar dicha renovación de consejeros al ciclo político, etc.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar