27
Sep

Buenos gobiernos y progreso tecnológico

Escrito el 27 Septiembre 2006 por Valentín Bote en Economía Mundial

(Valentín Bote Álvarez-Carrasco. valentin.bote@enter.ie.edu) Nadie discute hoy la importancia del capital tecnológico en el desarrollo económico de los distintos países. Contamos con las experiencias de países, como Corea del Sur, que resultan paradigmáticos en cuanto a la apuesta realizada por el gobierno en materia de profundización tecnológica. El fuerte desarrollo tecnológico se tradujo en un desarrollo económico espectacular. Como simple comparación, la renta per capita coreana en 1970 era la mitad de la de, por ejemplo, México, y en 2004 duplicaba la renta per capita de dicho país norteamericano. Y eso que en estas décadas la renta per capita mexicana también creció a un buen ritmo.

En general el conjunto de países en desarrollo está haciendo uso del capital tecnológico para converger con los países más avanzados en cuanto a uso de la infraestructura de información. En el ámbito de la Sociedad de la Información, una fuente importante de progreso tecnológico, basta con recordar que en 1993 la proporción de usuarios de Internet en los países en vías de desarrollo era de 1 por cada mil habitantes y diez años después, en 2003, la cifra se había elevado ya a 75 por cada mil, de acuerdo con datos del Banco Mundial.

Incluso en los países más pobres del planeta se han producido avances de gran importancia, ligados en muchos casos a tecnologías relativamente nuevas, como la telefonía móvil. Así, por ejemplo, en Burkina Faso, por ejemplo, un país con una de las rentas per capita más bajas del planeta, aproximadamente unos 360 dólares por año (aunque creciendo a un ritmo razonable, ya que en el año 2000 era tan solo de 250 dólares anuales), se disponían en 1990 de menos de 7.000 teléfonos fuera de la capital, que atendían las necesidades de una población de 8,3 millones de personas diseminadas en 259.000 kilómetros cuadrados. El impacto de las cifras puede ser mayor si se tiene en cuenta que estamos hablando de un teléfono por cada 1.200 habitantes y por cada 37 kilómetros cuadrados. A día de hoy la cobertura de telefonía móvil alcanza al 60 por 100 de la población y cuentan con unos 20 suscriptores de móvil por cada mil habitantes. Aunque en materia de telefonía fija también se ha avanzado, puesto que hoy ya hay 5 teléfonos fijos por cada 1000 habitantes, está claro que las nuevas tecnologías ligadas a la telefonía móvil han sido las ganadoras en esta carrera por el desarrollo del país. En cualquier caso se puede apreciar como las TIC están extendiéndose por el mundo en desarrollo y están sirviendo como motor del crecimiento económico en estos países.

Sin embargo, el desarrollo económico ligado al capital tecnológico no está siendo homogéneo en los países en vías de desarrollo. En un reciente estudio publicado por el Banco Mundial se evalúa el efecto de la calidad de las instituciones nacionales en la evolución del capital tecnológico de los países en vías de desarrollo. Sobre este trabajo escribiré en unos días.

Comentarios

Patxi Bonel 27 Septiembre 2006 - 12:53

¿Cómo influye este desarrollo tecnológico, principalmente de los países asiáticos, sobre las economías de los países más desarrollados?
Se asumía que las economías más desarrolladas eran capaces de mantener su ventaja competitiva por medio de una mayor productividad y una mayor capacidad tecnológica en sus productos y servicios, con lo que podían equilibrar su balanza comercial. ¿Pero qué ocurre cuando países como India, Corea o China son capaces de producir productos tecnológicamente avanzados a un bajo coste? ¿Dónde queda la ventaja competitiva de las economías “desarrolladas”? ¿Terminarán convirtiéndose en grandes mercados de consumo con balanzas comerciales negativas hasta que los costes de estos países asiáticos se igualen?

Valentín Bote Álvarez-Carrasco 27 Septiembre 2006 - 19:04

La verdad es que planteas preguntas muy interesantes… y difíciles de responder!!
Los nuevos países asiáticos emergentes están progresando mucho en materia tecnológica y están recortando el trecho que les separa de Europa y EEUU. Por dar algunos datos reveladores: el pasado año China ya gastaba en I+D lo mismo que Japón, lo que equivale a la mitad de lo que está gastando Europa (hace 10 años China gastaba siete veces menos que Europa). Otro dato: en 2003, en las universidades de los países asiáticos se doctoraron en materias científicas 26.444 alumnos, cifra virtualmente igual a la norteamericana y la europea. Pero la comparación se desequilibra a favor de los países asiáticos si se tiene en cuenta que algo más de 8.700 de los doctorados en Estados Unidos no son residentes en dicho país y que, en una proporción importante, proceden de países asiáticos. Respecto al papel que le quedan a las economías más desarrolladas, creo que la situación más grave es la de Europa, que se creyó en el año 2000 que por decir cosas bonitas en la Cumbre de Lisboa sobre la competitividad futura de la UE era suficiente y llevamos seis años en los que no sólo no nos hemos acercado a EEUU en materia de competitividad, sino que corremos el riesgo de que Asia nos supere…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar