27
Sep

España, presupuestos 2007: ¿Son los presupuestos que necesitamos?

Escrito el 27 Septiembre 2006 por Rafael Pampillón en Economía española

Quisiera añadir algunos comentarios al artículo que sale hoy publicado en El Mundo (página 42) y a las aportaciones de la entrada anterior “Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2007”. Es evidente que existen incertidumbres que invitan a la prudencia. Así la economía americana, motor de la economía mundial, se está enfriando debido, a la subida de los tipos de interés, al elevado endeudamiento de las familias y al “efecto pobreza” que está produciendo la disminución real del precio de las viviendas con la consecuente caída del consumo y de la inversión y, por tanto del crecimiento económico. Al agotamiento del proceso de refinanciación de hipotecas se ha unido tipos de interés crecientes que están generando el pinchazo de la burbuja inmobiliaria que puede tener consecuencias más desastrosas que la crisis financiera del año 2000. Es de esperar por eso, que en 2007 la economía norteamericana modere notablemente su ritmo de crecimiento. En estas circunstancias, en las que parece que está cambiando el escenario mundial, cabe preguntarse ¿Seguirá la fase expansiva? Todas las previsiones (FMI, OCDE, Eurostat), señalan que el perfil de actividad de la economía mundial va a ser de menor crecimiento (aunque China y los demás países emergentes asiáticos sigan avanzando con fuerza). ¿Las causas? El enfriamiento de la economía americana, los mayores tipos de interés, la falta de apreciación de las monedas asiáticas y la evolución del precio del crudo. Es verdad que las últimas subidas del precio del barril no han afectado hasta ahora seriamente al crecimiento, pero en 2007 veremos que sí, que tanto las subidas de tipos de interés como las del precio del petróleo van a empeorar los beneficios de las empresas y las cuentas de las familias.

Por tanto, los PGE para el 2007 se enmarcan dentro de un contexto internacional marcado por la debilidad de la economía mundial. Las previsiones sobre la economía española contenidas en los Presupuestos, sobre la base de las cuales se calculan los ingresos y parte de los gastos, son optimistas con respecto a lo esperado por el consenso del mercado y a que sobrevaloran el crecimiento del PIB por lo que al final se puede producir déficit público. Son unos Presupuestos expansivos desde la perspectiva del gasto, lo que constituye el aspecto más negativo del mismo, y supone un indeseable e inoportuno aumento de la presencia del sector público en nuestra economía La política fiscal debería adoptar un sesgo más restrictivo para contener la demanda interna y frenar así tanto la inflación como el déficit por cuenta corriente. Unos presupuesto mucho más contractivos hubieran sido más adecuados.

Comentarios

Teresa Molina 27 Septiembre 2006 - 18:54

En mi opinión no son en absoluto los presupuestos que necesitamos. Resulta difícil entender la política fiscal procíclica que está llevando a cabo el gobierno español, en un momento en el que España se encuentra en una situación muy delicada dada la alta tasa de inflación (4% en los últimos ocho meses frente al 2% esperado), y el permanente desequilibrio exterior. Sin duda alguna, estas medidas disminuyen la competitividad de nuestras empresas y empobrecen a nuestras familias.
Al principio de tu artículo, comentas que la economía americana se está enfriando entre otras razones por el incremento del tipo de interés y el gran endeudamiento de las familias.
Rafael, no crees que la realidad de la economía americana se asemeja bastante a la situación presente que tenemos en España y que, a medio plazo, estamos caminando hacia una caída en nuestro crecimiento?.
En tu opinión, cual es la razón, además de los votos, por la que el gobierno español no lleva a cabo una política fiscal más restrictiva, que ayude a bajar la inflación, y así preparar la economía para una muy cercana subida de tipo de interés por parte del BCE?. Muchas gracias.

Vicente Vizcaino 28 Septiembre 2006 - 18:11

Es normal que los presupuestos que se esperan sean optimistas con respecto a lo consensado por el meracdo, puesto que en el año 2008 habrá elecciones en España y por lo tanto el partido en el poder debe “maquillar” las pretenciones económicas que realmente puede alcanzar, asi como hará seguramente bajando los impuestos el proximo año (como comentaste en clase, Rafa)para dar una sensación agarable al electorado y así tratar de conservar el poder cuatro años más. Lo malo es que está será una politica ciclica, que llevará a España a su circulo, algunas veces vicioso, económico. Por esto yo tampóco creo que los presupuestos para el próximo año no son los más acertados, porque pìenso que están pensando más en conservar el poder político, que en aplicar las correctas políticas económicas.
Saludos
Vicente Vizcaíno

Rafael Pampillón Olmedo 28 Septiembre 2006 - 20:03

Teresa y Vicente, os contesto en una nueva entrada que he abierto titulada “Presupuestos Generales del Estado y Economía Española”

Jose Cerdá 7 Octubre 2006 - 23:37

El gobierno olvida que las finanzas públicas son una importante herramienta de estabilización de la economía. NO debe confundir superávits cíclicos con superávits estructurales, es más, debe utilizar políticas contractivas cuando el ciclo avanza por encima de la tendencia y expansivas cuando se sitúa por debajo. Es la única manera de alcanzar un crecimiento estable y duradero, sin incurrir en periodos de “boom and bust” como por los que pasó el Reino Unido en la época de gobierno conservador. Es decir, el gobierno se está equivocando. Aquéllo de que cuanto más subes más dura es la caída es perfectamente aplicable al crecimiento económico. Es preferible crecer más lentamente en periodos de bonanza para luego decrecer también más lentamente en periodos de ralentización.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar