7
Jul

Globalización, capitalismo y pobreza

Escrito el 7 Julio 2006 por Valentín Bote en Economía Mundial

valentin.bote@enter.ie.edu En economía, como en otros muchos ámbitos, existe una serie de falsas ideas de gran aceptación entre los demagogos que se desmoronan en cuanto se realiza un análisis riguroso de sus fundamentos.

Una de ellas es la de que el capitalismo, el libre mercado y la globalización son causantes de un aumento de la pobreza y de la desigualdad económica en el mundo. Argumentos de este tipo los escuchamos todos los días, ya que han sido adoptados como dogmas de fe por los líderes de los movimientos antiglobalización. Lo más preocupante es que estas ideas, completamente falsas, también han calado en instituciones relevantes, como Naciones Unidas o el Banco Mundial.

Relacionar globalización y aumento de la pobreza es realmente sorprendente, puesto que los estudios más solventes en la materia (véase, por ejemplo, Sala-i-Martín, X. (2006), “The World Distribution of Income: Falling Poverty and … Convergence, Period”, Quarterly Journal of Economics 121(2), pp. 351-397) de los últimos años señalan, precisamente, lo contrario.

En las décadas de los 60 y 70 del pasado siglo la pobreza aumentó en el mundo. Pero desde 1980, fecha en la que suele considerarse que nace el fenómeno de la globalización, se inicia un cambio de tendencia. Justo cuando comienza la globalización neoliberal capitalista “salvaje”, como la califican los ideólogos de la izquierda extremista antiglobalizadora, justo cuando China liberaliza e introduce mecanismos de mercado en su economía y se abre al exterior, justo cuando India reproduce esos mismos comportamientos, el número de pobres en el mundo baja desde los 1.200 millones hasta menos de 800 millones en el año 2000.

Es una enorme falsedad, por tanto, argumentar que la pobreza ha aumentado en los últimos veinticinco años. Tanto el número de pobres como el porcentaje de la población que es pobre han disminuido en este período.

Podemos reforzar el argumento si comparamos los países que han tenido éxito en la erradicación de la pobreza, en su mayoría asiáticos, con los que han fracasado, principalmente en África. En 1970 cerca del 40 por 100 de la población en China vivía con una renta per capita igual o inferior a 1$ diario. Hasta finales de los 70, todavía bajo el mando de Mao, la proporción de pobres apenas varió, pero los ricos en China mejoraron sustancialmente su situación. Se enriquecieron más los ricos, y los pobres siguieron siendo pobres. Algo habitual en todos los regímenes comunistas.

Desde 1978 se introducen mecanismos de mercado en la economía china, que además se abre a las influencias del exterior. La globalización hizo su aparición en China. Como consecuencia, entre 1980 y 1990 la pobreza se redujo drásticamente en este país, tendencia que ha continuado hasta el presente. Cierto que aún existe pobreza en China, pero en el año 2000 menos del 4 por 100 de la población vivía por debajo del umbral. Las diferencias entre ricos y pobres han aumentado, pero esto no ha sido un impedimento para que los pobres hayan aumentado su renta muchísimo. Y, en su conjunto, la pobreza se ha erradicado en China a ritmos que nunca antes de la llegada de la globalización se habían visto.

En el extremo contrario, entre los países que se han cerrado a la globalización, está Nigeria, un país que registra 40 años de crecimiento negativo gracias a gobiernos corruptos, y en el que el 20 por 100 de los ciudadanos de mayor renta están cada vez mejor (aumento de la desigualdad), por lo que no tienen ningún incentivo para introducir reformas.

Comentarios

Rafael Pampillón Olmedo 7 Julio 2006 - 13:39

La primera condición para que un país se desarrolle es que exista crecimiento económico y este crecimiento depende de que las empresas realicen inversión de capital (físico y humano). Por tanto, a largo plazo, no puede haber desarrollo económico en un país sin un tejido empresarial fuerte y competitivo. Un sector empresarial dinámico, abierto, competitivo y fuerte reduce la emigración descontrolada, eleva la renta, permite ofrecer bienes y servicios de mejor calidad a un menor costo y, sobre todo, genera empleo. La creación de empleo es la vía más importante para superar la pobreza y la desigualdad. En casi todos los países en desarrollo, las empresas privadas son la principal fuente de creación de nuevos empleos. Además, a través del pago de los impuestos, la empresa privada genera una parte significativa de los ingresos fiscales, sin los cuales no habría base para financiar los servicios públicos de salud y educación y las inversiones en infraestructuras. Además, las empresas competitivas mejoran la calidad de sus productos y los ofrecen a precios más bajos, lo cual incrementa el poder adquisitivo de los consumidores, incluido el de los pobres.

¿Cómo incrementar el tejido empresarial? Una forma es a través de la apertura al exterior (la globalización), es decir, la inversión extranjera. Los países pobres tienen ciudadanos con rentas muy bajas, y la poca renta que tienen la destinan fundamentalmente al consumo, es decir, no tienen capacidad de ahorro. Sin capacidad de ahorro no se puede invertir, y no hay por tanto formación de capital. Y sin inversiones no aumenta la producción, ni la productividad, ni el empleo. Sin aumentar la producción un país se estanca y se empobrece. Muchas veces, por tanto, la solución pasa por abrirse a la financiación del exterior para romper el círculo vicioso de la pobreza y mejorar así los niveles de bienestar, empleo y renta. Pero para atraer empresas extranjeras y aprovecharse de los beneficios de la globalización hace falta un marco jurídico que garantice el derecho de propiedad y permita exigir el cumplimiento de los contratos. Cuando los Gobiernos son limpios y democráticos, la administración pública es eficiente, los sistemas fiscales son justos, progresivos y eficientes, se suprimen los favoritismos y los trámites burocráticos excesivos y se fomenta la competencia y la inversión extranjera, entonces las naciones están en mejor situación para combatir la pobreza y la desigualdad a través del aumento del empleo, los salarios y el bienestar.

Valentín Bote 7 Julio 2006 - 15:23

La verdad es que no puedo estar más de acuerdo, Rafael. Un buen ejemplo de un país que ha salido de la pobreza gracias a la iniciativa empresarial, a la importancia asignada por los ciudadanos a su propia formación y a la aceptación de las reglas de la globalización es Corea. Mencionemos como ejemplo que la renta per capita coreana era en 1970 la mitad de la mexicana y que hoy día es el doble de la del mismo país de referencia. Y eso que Mexico no lo ha hecho tan mal en esas décadas.

Lucas Rodriguez Cervera 10 Julio 2006 - 20:15

Excelente comentario.
A quien le interese el tema, existe un documental de Johan Norberg bastante bueno sobre el tema. Se llama “globalisation is good”.

http://www.johannorberg.net/

Y también sobre el tema el capítulo llamado “El poder del mercado” (creo recordar que era este) un capítulo del “Free to choose” de Milton Friedman.

http://www.newmedia.ufm.edu.gt/freetochoose/

Patxi Bonel 11 Julio 2006 - 09:10

Estoy de acuerdo en que el capitalismo es uno de los sistemas económicos más dinámicos, y por ello permite crecimientos de capital que no pueden ser asumidos por otros sistemas económicos conocidos en el mismo período de tiempo.

Esta generación de capitales, crea valor en las sociedades y países donde se desarrolla, principalmente porque para maximizar esta generación de capitales es necesario que las sociedades se desarrollen lo suficiente para poder incrementar su nivel de consumo.

Lo que pongo en duda es que sea un sistema económico sostenible, eficiente y justo… la maximización del beneficio individual no impide que las economías más desarrolladas, o los líderes de mercado internacionales no apliquen su posición de fuerza para impedir y limitar el desarrollo de nuevos competidores. En este sistema de competencia, el crecimiento espectacular de China no puede ser entendido sin considerar que se ha basado en la menor dependencia inicial del sistema financiero internacional, y en la creación de ventajas competitivas a partir del aprovechamiento muy inteligente de los puntos débiles de las economías más desarrolladas.

El objetivo del sistema capitalista tampoco pasa por distribuir la riqueza, y si esta se produce es como un medio y no un fin. Podemos discutir si el propio dinamismo del sistema lo hace más o menos eficiente, pero dentro del sistema capitalista existen siempre movimientos especulativos, que generan riqueza a costa de las propias ineficiencias del sistema.

Además se trata de un sistema donde es necesario el crecimiento continúo y el desarrollo de los mercados, y no tengo tan claro que este incremento continuo de las necesidades sea un modelo sostenible en el largo plazo para un planeta limitado en recursos naturales como el nuestro.

Manuel Rincon 11 Julio 2006 - 10:55

Ya que Naciones Unidas ha sido mencionada, me gustaria anadir una aclaracion. La perspectiva economica es importante, pero no describe la totalidad de la realidad. Pobreza es un concepto que tiene otras dimensiones que la economica. Por esta razon, Michael Doyle, antes de la Cumbre del Milenio propone los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Son ocho objetivos que describen las variables m’as relevantes del concepto pobreza. Entre ellas, la pobreza economica medida como disponibilidad de un dolar diario para consumo de bienes basicos, pero tambien el medioambiente, la sanidad, la mujer… Teniendo en cuenta los ocho objetivos, hay evidencia estadistica de que la globalizacion pone en peligro las condiciones sociales y medioambientales de algunos paises en desarrollo.

Por ejemplo, India y sus problemas medioambientales (agua) ocasionados por un sector privado ignorante. Otro ejemplo, Egypto y sus problemas sociales generados por un exceso de FDI (Foreign Direct Investment) no planificado. Otro caso, el algodon. Otro, la privatizacion (liberalizacion) de redes de telecomunicaciones lucrando a algunos individuos.

No es posible decir que globalizacion y pobreza estan relacionadas, pero si que la globalizacion, como fenomeno nuevo propone algunos peligros que UNCTAD y otras agencias intentan estudiar y paliar. Son peligros para los mas debiles politicamente hablando, aquellos paises y comunidades que tienen menor poder de negociacion en un mercado abierto.

Naciones Unidas tiene por objeto generar partnership a nivel mundial, ya que esto generara avance hacia los Objetivos del Milenio. Naciones Unidas no es critica respecto al fenomeno de la globalizacion. La organizacion si estudia y denuncia ciertas politicas y comportamientos no deseables.

Manuel Rincon, PhD
Development Officer
United Nations

Manuel Rincon 11 Julio 2006 - 11:19

Propongo un informe que acabamos de publicar para su discusion: World Economic and Social Survey 2006. Diverging Growth and Development. United Nations.

Y dos autores que tienen multiples publicaciones sobre este tema:
– Ben Fine
– Alfredo Saad Filho

Mi background es Information and Communications Technology, y mi contribucion a este tema tiene dicho sesgo.

Manuel Rincon, PhD
Development Officer
United Nations
and Professor for Information Systems IE

Ana 15 Julio 2006 - 00:21

Estoy de acuerdo con Pampillón de que el problema del desarrollo no es tanto de capitales como de formación de empresarios capaces de impulsar el desarrollo desde el sector privado. Este diagnóstico fue debatido durante el Economic Forum sobre África, que tuvo lugar en Ciudad del Cabo el pasado junio. Allí se dijo que la situación tan dramática del Continente Africano no es tanto un problema de falta de capital como de falta de capacidad empresarial. Está claro que en algunos países como Nigeria, la falta de capital no ha sido un problema, y desde luego no lo es ahora, con los extraordinarios ingresos de las ventas del crudo. La clave para conseguir un desarrollo sostenido a largo plazo es educar y formar líderes. El motor del desarrollo es el sector privado de la economía. Para que realmente la economía funcione y crezca, se necesita formar empresarios; y no habrá empresarios si no hay iniciativas que los promuevan y los formen. Como decía Matthew Lockwood en el libro “The State They’re In”, las prescripciones del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional están bien en teoría, pero en la práctica hay que lograr que los países africanos hagan reformas que fomenten la educación. La ayuda en esta dirección es fundamental y si no llega, África seguirá sin desarrollarse e inmersa en el círculo vicioso de la pobreza, corrupción y de falta de capital humano (también de empresarios).

David Ramirez 16 Julio 2006 - 00:12

hablan de que con la globalización la pobreza no ha aumentado, eso es cierto relativamente

entonces ¿por qué globalización no puede (o no quiere) erradicar la pobreza?

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar